Opinión Nacional

Hugo-Neitor

Recientemente el Líder de la Revolución en una de sus procaces intervenciones, declaró que “en medio de sus interminables peroratas, no le daban ganas de hacer pipí”, esa información aclaró algunas las preguntas que frecuentemente vienen a mi mente, cómo; ¿no le da ganas de ir al baño? o ¿no le da hambre? El extraño hecho que el Mandamás no tenga necesidades fisiológicas, me motivó a investigar acerca de los tipos de organismos y su naturaleza.

En medio de mi búsqueda me topé con los cyborgs y al descubrir que son criaturas compuestas de elementos orgánicos y mecánicos, me dije “este señor es un cyborg”. La relación más inmediata que tenemos con estos seres, proviene de películas de ciencia ficción, una de ellas es The Terminator, cuyo protagonista es gobernador de uno de los estados del Imperio.

En la película, el Terminator explica que hay diferentes tipos de cyborgs. Existe un modelo especial que tiene las especificaciones de un esqueleto y está envuelta en piel viva. Parece humano, suda, puede ser vulgar y se baña en tres minutos. Lo más importante es que no tiene necesidades fisiológicas, no le da sed, ni sueño, ni hambre y no hace pipí. Tiene un chip alimentado con subrutinas de libros, chistes malos, creación de leyes, béisbol, expropiaciones, baile (muy malo por cierto), insultos, rap, descalificaciones, ciencias militares, canto y mucho más. Tiene un subprograma que le permite desconocer resultados de un referéndum si lo pierde y puede tomar la apariencia de personas con las que ha tenido algún contacto, es decir, si anda con peloteros, se cree pelotero, si anda con raperos, rapea, si va al Imperio, es Jeffersoniano y si va a China, es Maoista. En la película, los cyborgs fueron creados para destruir, aquí lo está haciendo bastante bien.

El programa cargado en un cyborg sigue una secuencia previamente establecida, así que no sabe lo que hace. Puede parecer inteligente, es la impresión que da al verlo hacer tareas reservadas para los humanos, pero no lo es.

Despejada mis dudas entendí por qué el Conde del Guacharo llama al Iluminado,  Sabaneitor. Ahora sólo me queda la inquietud por saber si los ministros y personas que asisten a las cadenas son también cyborgs. Para soportar lo insoportable, (es obligatorio hacerlo), tienen que ser cyborgs,  si no lo son, entonces son faquires o son de esas personas que tienen un estricto control de su cuerpo y pueden reducir sus funciones  al mínimo.

Como información final les digo que los cyborgs funcionan con una pila de hidrógeno que se descarga con el tiempo y aparentemente a ésta no le queda mucho.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba