Opinión Nacional

Imitando a Cuba

Para saber cuál fue la intención de Su Majestad Imperial cuando tomó la decisión de crear los consejos comunales, hay que referirse siempre a Cuba. Su Majestad Imperial no es creativo. Nunca inventa algo propio. El imita siempre a Fidel, su consejero, maestro y guía. Y Cuba, su modelo a imitar. No tiene otro.

La Constitución de Cuba, obra de Fidel, denomina Poder Popular al poder público. Sin duda, Su Majestad Imperial hará lo mismo valiéndose de su reforma constitucional. Habrá poder popular nacional, estadal y municipal. Ya lo adelantó con sus ministros, cada uno con el remoquete de ministro del poder popular cuando lo apropiado sería llamarlo Ministro de Su Majestad Imperial para tal cosa.

El órgano inferior del Poder Popular en Cuba es el Consejo Popular. Al respecto, la Constitución de Cuba establece: “Los Consejos Populares se constituyen en ciudades, pueblos, barrios, poblados y zonas rurales; están investidos de la más alta autoridad para el desempeño de sus funciones; representan a la demarcación donde actúan y a la vez son representantes de los órganos del Poder Popular municipal, provincial y nacional” (Art. 104).

Como Su Majestad Imperial es copión tengamos la seguridad de que copiará este artículo en su reforma constitucional, con una variante: cambiará la parroquia, por ser de origen eclesiástico, por la comuna de origen laico. Lo presagia el que los consejos sean comunales.

En los países democráticos la comuna y su órgano, el consejo comunal, resume el pluralismo político y social de sus habitantes. En la dictadura comunista de Cuba el consejo popular tiene por presupuesto la existencia del partido único: “el sistema político cubano, de acuerdo con las tradiciones martiana y marxista, tiene un solo partido que es el Partido Comunista de Cuba, vanguardia organizada de la Nación que es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado” (Art. 5º). Por ello los consejos populares, como todos los órganos del Poder Popular, son instrumentos del Partido Comunista de Cuba para controlar la sociedad cubana. No hay espacio para la disidencia. A eso se propone llegar Su Majestad Imperial: primero el partido único de la revolución, después el partido único de la Nación.

FRASE
La Constitución de Cuba, obra de Fidel, denomina Poder Popular al poder público. Sin duda, Su Majestad Imperial hará lo mismo valiéndose de su reforma constitucional. Habrá poder popular nacional, estadal y municipal. Ya lo adelantó con sus ministros, cada uno con el remoquete de ministro del poder popular cuando lo apropiado sería llamarlo Ministro de Su Majestad Imperial para tal cosa.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba