Opinión Nacional

Impertinente

Según el DRAE, “impertinente” es lo “Que no viene al caso, o que molesta de palabra o de obra (…)”. Agrega el diccionario que este adjetivo se aplica a personas, además de que suele usarse también como sustantivo. Sin embargo, además de ciertas personas, también pueden ser “impertinentes” algunas cosas y hechos: “palabras impertinentes”, “actitud impertinente”, “declaraciones impertinentes”, “decisiones impertinentes”, etc.

La posibilidad de usar el adjetivo “impertinente” como sustantivo nos permite emplearlo en aposición: “Fulano el impertinente”. O como sustituto de un nombre, al referirnos a los hechos de una persona que comete o ha cometido “impertinencias”. Después de mencionar tales “impertinencias”, con frecuencia calificables de estupideces, decimos, por ejemplo: “El impertinente dijo tales cosas sin el menor rubor”.

Las impertinencias, definidas por el DRAE como “Dicho o hecho fuera de propósito. || 2. Importunidad molesta y enfadosa”, son propias de los necios, a los que el mismo diccionario define ampliamente: “Ignorante y que no sabe lo que podía o debía saber. || 2. Imprudente o falto de razón. || 3. Terco y porfiado en lo que hace o dice. || 4. Dicho de una cosa: Ejecutada con ignorancia, imprudencia o presunción (…)”.

A la luz de estas definiciones, es obvio que el mundo está lleno de necios, y por tanto también de impertinentes. Las páginas de la historia nos proporcionan abundantes ejemplos, incluso de necedades e impertinencias que mucho han influido en el desarrollo de los acontecimientos posteriores a ellas.

Son innumerables las actividades en que se dan las impertinencias: la vida doméstica, las ejecutorias profesionales, la economía y los negocios, el arte y la literatura, el deporte, la religión y, por supuesto, la política, quizás el campo donde más proliferan los necios y los impertinentes.

PRIORIDAD. Varios lectores me piden que hable de la palabra prioridad. Sobre ella ya hablé extensamente en “La palabra” del 12 de octubre de 2003. Brevemente les resumo que “prioridad” no tiene nada que ver con la idea de “primero”, de lo que está antes que todo lo demás, como muchos creen. Según el DRAE “prioridad” significa, no lo que va o está en primer lugar, sino “Anterioridad de algo respecto de otra cosa, en tiempo o en orden”. Por ello es posible que en un momento dado haya varias prioridades, y también que pueda hablarse de la “primera prioridad”, es decir, la prioridad que está antes de cualesquiera otras.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba