Opinión Nacional

Impresionante incapacidad

Los mismos a quienes llamaban «ñángaras» en la U.C.V., ahora flamantes funcionarios del régimen, muestran que, en algunas personas, el tiempo nada cambia y que lo que fue sigue, como del ser según Parménides, eternamente idéntico.

Pasaron los ñángaras entre 8 y 20 años en la Universidad, fomentando disturbios, quemando cauchos y vehiculos y lanzando piedras entre lluvias de balas, pero no aprendieron nada de lo que esa Aula Mater es capaz de transmitir como conocimiento de ciencia y experiencia de vida que hace madurar y, muchos, no salieron de la institución con los títulos correspondientes a debidos esfuerzos intelectuales.

Lo ocurrido con el Viaducto Nº 1 de la Autopista Caracas-la Guaira no es sino botón de muestra de lo afirmado.

Durante más de doce años antecedentes al fatídico 1999 se ha sabido que el Viaducto Nº 1 sufría la amenaza del empuje de la enorme masa que sirve de apoyo al estribo sur del puente, esto es, de su cabecera sur que es la más próxima a Caracas. Ese empuje es una resultante de fuerzas transversales, esto es, no lineales según el eje del viaducto ni perpendiculares a éste, sino oblicuas, lo que hace que los esfuerzos generados en la estructura sean más complejos.

Desde entonces, diversas proposiciones fueron siendo elaboradas y estudiadas como respuesta al problema que presentaría el previsible colapso de tan importante estructura. Por eso, provoca no sorpresa, sino hilaridad, lo que afirmara hoy el vicepresidente Rangel al atribuir la presente situación crítica a las recientes lluvias.

La verdad es que, si bien este gobierno -como tampoco otro- tiene culpabilidad alguna por causa de lo que amenaza la estructura del puente, si la tiene -y muy alta y grave- por no haber sido próvido para impedir que la situación se tornara, como se ha tornado, en extremadamente crítica. ¿Cuál ha sido la baldadura, el impedimento, que ha determinado que, en siete años, esta administración haya permanecido estólidamente inactiva, pasiva, en lo que respecta al hecho público y notorio de la amenaza que pendía sobre el viaducto? ¿Por qué, en vez de distribuir y regalar al extranjero, como manirroto, la poca riqueza de este país, el gobierno no ha invertido en las apremiantes necesidades de la Nación y de sus ciudadanos? ¡Claro! Primero es la maldita revolución. Somos, lo he repetido en varias ocasiones, un país invadido y nunca se ha sabido que el invasor se ocupe de las necesidades de la gente de la nación que ha conquistado; sólo tiene en mente el botín de sus riquezas que aprovecha para mercar o roba para provecho propio.

Lo grave de todo es que la incapacidad del equipo gubernamental no da esperanzas para que los problemas generados como consecuencia del cierre del viaducto no generen una crisis social de proporciones incalculables.

Desde que se conoció que, necesariamente, el viaducto quedaría fuera de servicio, no ha habido providencia alguna en relación a temas como el servicio aeroportuario nacional e internacional que entra en colapso al quedar aislado el principal terminal aéreo del país; nada se ha pensado respecto a la necesidad de transporte de los millares de personas que viven en el Estado Vargas y trabajan en Caracas o viceversa; nada previsto para que circulen lo mnejor posible las mercancias y bienes alimenticios importados que son distribuidos al país entero desde el puerto de La Guaira.

Apenas hacen sonreir las ridículas afirmaciones sobre «vías alternas» que sabemos todos se encuentran en precarias condiciones y tomarán mucho tiempo para entrar en servicio eficiente. La vieja carretera de La Guaira apenas podrá aceptar entre la sexta o décima parte del movimiento vehicular de la autopista. Esto es, que lo que transita por la autopista en un día va a requerir entre seis a diez días para circular entre La Guaira y Caracas o viceversa. Esto va a incidir, necesariamente, sobre el costo de los bienes y productos como consecuencia del aumento del costo del transporte.

Nada se ha previsto sobre aeropuertos alternativos para vuelos nacionales o internacionales. Tampoco sobre puertos alternativos a La Guaira..

¿Qué hace el gobierno aparte de fomentar y financiar, a costa de las necesidades de los venezolanos, la maldita revolución al resto del Continente, siguiendo instrucciones del Foro de Sao Paulo y de su lider Fidel Castro?

¡HANNIBAL ANTE PORTAS!

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba