Opinión Nacional

Impulso, no rompecabezas

No basta con que el chavismo se reduzca a sus dimensiones naturales, si no aparece algo que llene el vacío que esa retirada va dejando.

En los hechos, la previsible contracción del chavismo a un tamaño importante pero minoritario, va acompañada de una seria fragmentación del campo no chavista. Esto a primera vista complica mucho la tarea de todos modos indispensable de construir una alternativa democrática, que llegue a ser vista por la mayoría de la población como una opción de cambio preferible al chavismo.

Por un lado, la ineptitud presidencial y gubernamental derrite el antiguo fervor chavista, quema sus amplios bordes y contrae progresivamente esa corriente a sus reductos más duros e impenetrables. Pero al menos tal corriente tiene para expresarse dos organizaciones definidas y en clara alianza, el MVR y el MAS, además del liderazgo personal de Chávez.

Por otro lado, en el otro campo se configura un rompecabezas cuyas piezas no cuadran: lo que queda de AD y Copei, lo que les resulte a La Causa R y la Izquierda Democrática de su apoyo a Arias, el archipiélago de partidos que saquen algo la Alianza de Ledezma, Primero Justicia, Electores por Miranda… el limbo del PPT. No sólo es heterogéneo ese cuadro, sino que además la mayoría no quiere estar en compañía de AD y Copei. Luego, para complicar más las cosas, están los gobernadores, con sus particulares intereses. Habiendo fallado, como parece, lo de Arias, ese mosaico carece también de una personalidad aglutinadora.

Este doble movimiento de contracción del chavismo y de fragmentación del no chavismo, está creando una amplia tierra de nadie, que está dejando de oír a Chávez y que no se siente atraída por el variopinto y ya demasiado conocido mundo de la ‘oposición’.

Llegar a esa tierra de nadie es la gran tarea política. Hay que dejar de lado el rompecabezas. La cosa hay que sacarla del ámbito de la política establecida. De allí no puede venir ese soplo que tanto se añora. El impulso central ha de provenir fuera del campo de lo conocido, hoy habitado por actores que, sin negarles el valor que puedan tener, carecen o han perdido el encanto que se requiere.

Se necesita un impulso que parta como de cero, para dar un inicio de forma a toda esa política cuya necesidad sentimos, cuyo contenido intuimos, pero que permanece sin imagen en nuestras mentes y corazones. Ya atraerá él a lo más interesante de la política hoy existente.

Un impulso que se concrete en un planteamiento central, orientado, primero, por el objetivo de resumir todas esas ideas y aspiraciones que han venido madurando en las partes más activas y mejor enteradas del país. Orientado también por el principalísimo objetivo de llegar con esas ideas más allá del mundo que ya las comparte. Llegar sobre todo al mundo de los pobres, de nuestros pobres, que han permanecido muy ajenos a esas elaboraciones.

Estamos aquí bordeando las fronteras de la magia política. De ese arte de decir lo que es en el tono justo. Chávez lo intentó. El atraso de sus ideas y la mera ineptitud, están limitando el alcance de ese intento. Para un amplísimo sector del país, la rueda sigue abierta. Porque estamos en uno de esos momentos históricos que por una de sus caras son de mengua, y por la otra son de creación.

[email protected]

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar