Opinión Nacional

Interpretando al Papa en el cine y TV

“Interpretar en forma satisfactoria a un papa con tanta relevancia en la historia contemporánea, debería poner nervioso a cualquier artista”. Así lo confesó a una revista italiana Piotr Adamczyk, un actor polaco de 32 años que caracteriza al papa Juan Pablo II en una miniserie de dos horas para la televisión italiana. Titulada Karol Wojtila, la historia de un hombre que sería papa, el filme cubre la actividad del pontífice desde el inicio de la segunda guerra mundial hasta su ascensión al trono vaticano en 1978, mientras se desempeñaba como sacerdote, luego arzobispo de Cracovia y finalmente como cardenal, para ser considerado en poco tiempo por sus colegas como el sucesor No. 264 de San Pedro ante la sorpresiva muerte de Juan Pablo I. En opinión de sus productores, la miniserie quiso ser un tardío homenaje de Italia y Polonia hacia el anciano pontífice, en vista de su importancia en la historia contemporánea.

Expectativa en el mundo católico

No podía ser distinto al tratarse de un personaje que ha estado en la palestra mundial durante más de un cuarto de siglo, y que ha tenido un papel clave en la liberalización de la URSS y Europa Oriental, preludio del final de la guerra fría y la sorpresiva desintegración de la Unión Soviética. Por todo esto, Juan Pablo II ha sido incluido entre los personajes más trascendentes del siglo XX, a pesar de las críticas recibidas por su posición conservadora en materia religiosa. Con ese currículo a cuestas, puede parecer extraño leer en la prensa este comentario de Juan Pablo II al enterarse del proyecto fílmico: “!Pero están locos! ¿Qué he hecho yo para merecer una película sobre mi vida?”, hecho con la modestia que lo caracteriza cuando se entrevistaba con el inquieto Adamczyk para darle consejos de actuación, pues es bien conocida la ocasional intromisión del papa en actividades literarias y escénicas durante su juventud y su pontificado.

Sin embargo, un actor polaco acostumbrado a dominar el miedo escénico, no tenía razones válidas para sentirse nervioso, pues se le considera como una figura importante del teatro y cine polacos modernos. Además, ya había estado relacionado con la obra literaria y teatral del dramaturgo Wojtila. En efecto, después de triunfar como el compositor Federico Chopin en una biografía fílmica hecha en 1997, Adamczyk fue seleccionado por el veterano director Krzyztof Zanussi para el papel principal de Nuestro hermano de Dios, una película basada en una novela corta escrita por el mismo Karol Woytila cuando era arzobispo de Cracovia. La obra –adaptada a menudo al teatro- versa sobre los fútiles esfuerzos de un pintor en ayudar a los pobres, concluyendo al final que sus dádivas no les servirían de mucho, pues seguirían siendo pobres y más dependientes de la ayuda externa, un mensaje bastante revolucionario que sorprendió mucho viniendo de un papa bastante conservador.

Después de esa valiosa experiencia con una obra del Papa, es natural que los productores obtuvieran el visto bueno del pontífice para que “el paisano Adamczyk” lo interpretara en la biografía televisiva, también en virtud de su gran parecido físico con el ilustre prelado en esa etapa de su carrera eclesiástica.

Un esperado estreno televisivo

El rodaje de la cinta sobre Juan Pablo II, que tuvo lugar durante los cuatro meses finales de 2004 en Cracovia, fue realizada bajo la dirección de Giacomo Battiato para una empresa televisiva italiana (incidentalmente, propiedad del actual primer ministro Silvio Berlusconi), requiriendo un presupuesto de unos $13 millones, un monto bastante considerable para una miniserie de dos horas. El mismo pontífice autorizó la filmación de algunas escenas en el Vaticano y asesoró a los guionistas para reflejar fielmente los hechos, aunque –como buen dramaturgo- a veces toleró algunas secuencias de contenido ficticio para fines dramáticos.

En Italia se transmitió en el canal 5 (también propiedad del magnate-premier), y ahora está llegando gradualmente a otros países. El reciente fallecimiento del Papa seguramente aumentará el interés de tanta gente para ver este filme, en vista de que el sepelio del pontífice atrajo una audiencia sin precedentes de unos dos millardos de personas a nivel mundial. Los productores están tan confiados en una buena receptividad al filme, que ya están planificando una secuela televisiva, donde piensan mostrar el intento de asesinato que sufriera frente a la basílica de San Pedro en 1981, además de algunos viajes trascendentes que hiciera al extranjero, notablemente a su querida Polonia y a la Cuba comunista.

Distinguidos papas cinematográficos

En 2002 el actor francés, Marcel Iures interpretó a Pio XII en Amén, una cinta de Costa-Gavras sobre el controversial silencio del llamado “papa de Hitler” acerca del holocausto judío, tal como se había planteado en El vicario, una polémica obra teatral del alemán Rolf Hochhuth. Sin embargo esa debatible conducta papal fue muy diferente en una película norteamericana de 1983, Rojo y Escarlata, dirigida por Jerry London, donde el papa Pio XII, interpretado por el inglés John Gielgud, esconde valientemente a refugiados judíos en el Vaticano.

El personaje del célebre pontífice Inocencio III ha sido interpretado en 1972 por otro ilustre actor británico, Alec Guinness, en la recordada cinta de Franco Zeffirelli Hermano Sol, hermana luna, sobre la vida de Francisco de Asís. También memorable fue la caracterización que hiciera del “papa guerrero” Julio II otro talentoso actor inglés, Rex Harrison, en la cinta de Carol Reed La agonía y el éxtasis (1965), sobre la relación conflictiva entre el artista Miguel Ángel y su mecenas renacentista. En otra famosa película, Las sandalias del pescador (1968), basada en el best-seller de Morris West, el actor Anthony Quinn interpretó al papa novelesco Kiril Lakota, oriundo de la URSS y nombrado al cargo para aliviar las tensiones de la guerra fría, presagiando curiosamente la eventual elección real de un papa procedente de un país comunista como Polonia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba