Opinión Nacional

Invasiones, rancherización y dominio en la revolución bolivariana

 

La política de invasiones generalizada que viene desarrollando el gobierno por órdenes del Presidente Chávez obedece a una estrategia de ocultar el rotundo fracaso de la revolución en materia de soluciones habitacionales y mantener sometidos al poder, a través de distintos mecanismos de dominación, a miles de familias que no teniendo otra alternativa real de solución a su problema habitacional deben someterse a la indigna propuesta de vivir por años en un rancho y a la vez adorar al “comandante presidente” como única esperanza de que algún día la revolución cumpla con el derecho constitucional de vivir en una vivienda digna. 

Informaciones recogidas en los entes oficiales del Estado Lara dan cuenta de la ejecución de 161 invasiones  de terrenos de vocación urbana en el ámbito del municipio Iribarren hasta el mes de octubre del 2009, desde esa fecha  hasta el momento, solo en el área Barquisimeto- cabudare  las mismas se han incrementado de manera exponencial, siempre bajo la dirección política de activistas del partido de gobierno, quienes cumpliendo con el discurso presidencial  ejecutan estas ocupaciones. , si a ello se suma las invasiones de terrenos en los otros municipios la cifra obviamente es mucho mayor. Estas invasiones, rescate o ocupaciones no son generadas de manera espontanea, en ellas se conjugan varios factores o variables que hacen posible comprender estos eventos sociales.

En primer lugar, el déficit de soluciones habitacionales como consecuencia de un gobierno incapaz e ineficiente el cual a pesar de haber manejado miles de millones de dólares  ha fracasado rotundamente en la solución de dicho problema. Las cifras oficiales revelan un déficit de 1800000 soluciones habitacionales y un crecimiento de 120000 familias por año que se incorporan a la búsqueda de una solución habitacional, lo cual incrementa considerablemente el número de familias necesitadas de una vivienda las cuales pasaran de 2000000 para el año 2011.El problema se ha agravado a pesar que  el gobierno del comandante golpista ha tenido una inmensa bonanza petrolera, ha creado un ministerio de vivienda y hábitat con su respectivo banco, ha desarrollado programas sociales y convenios internacionales sobre la materia, ha expropiado las empresas cementeras y ha SIDOR con el objetivo de controlar los materiales de construcción, ha creado el programa de petrocasas, el programa de sustitución de ranchos por viviendas, la misión Pueblo Nuevo(construcción de nuevos urbanismos), la misión Barrio Nuevo(entrega de materiales para la autoconstrucción) y la incorporación de los Consejos Comunales a la construcción de viviendas. Ahora, se ha promulgado la Ley de Emergencia de Vivienda y Terrenos Urbanos la cual da luz verde para la toma de cualquier terreno independientemente de su uso.  Para cada uno de estos programas se han destinados miles de millones de bolívares con su respectiva campaña propagandística que dan la sensación de verdadera solución, pero la realidad demuestra que el problema sigue intacto y con tendencia a agravarse, la corrupción y la incapacidad del gobierno se han encargado de ello.

 

 

Construcción de

Viviendas

 

AÑOS

PRESIDENTES

NUMEROS DE VIVIENDAS

Promedio Anual

1969-1978

C.A.P – Caldera

618150

61815

1979-1988

Luis Herrera – Jaime Lusinchi

759632

75964

1989-1998

C.A.P – Caldera

655699

65570

1999-2010

Hugo Chávez

385869

38587

Fuente: Investigación propia

 

Como hemos visto en el cuadro anterior los 10 años de mandato del presidente golpista han sido los más ineficientes en la construcción de soluciones habitacionales sobre todo para los sectores mas humildes quienes como consecuencia de su bajo poder adquisitivo y de la inflación mas alta del mundo que padecemos los venezolanos les resulta casi imposible acceder a las construcciones privadas de viviendas realmente dignas.

En segundo lugar tenemos la necesidad. La vivienda, y con ella la construcción de un hogar, es una necesidad natural y social, la cual satisfacerla es una prioridad fundamental para poder establecer una familia y garantizar la continuidad de la sociedad en términos  de relativa felicidad. Quien toma un terreno, en términos generales no lo hace por posición política o por que ello sea agradable, lo hace porque no tiene otra alternativa distinta, lo hace porque el Estado es incapaz de ofertarle una solución habitacional. Vivir en un rancho completamente hacinado no es lo más agradable, pero la necesidad es más poderosa que los deseos por lo cual la familia debe someterse al sacrificio y al sometimiento político para tratar de satisfacer esta necesidad.

En tercer lugar se encuentra el interés político del Estado. El régimen del golpista comandante comprende muy bien las dos premisas anteriores y trata de sacarle el mejor provecho. Por un lado, ante la incapacidad e ineficiencia para solventar el problema, aplica la política de rancherizacion, la cual le genera expectativa de solución a los ocupantes y evita conflictos sociales y políticos al régimen, es decir la rancherizacion se convierte en un dique de contención para las luchas sociales que el pueblo desasistido pudieran adelantar y también “convierte” a los dirigentes del partido de gobierno como los salvadores  de la situación.  El concepto ideológico que se pone en practica es muy sencillo: “ustedes, el pueblo sin vivienda, no tienen casas, no por la incapacidad y corrupción del gobierno, sino, porque los ricos y oligarcas que poseen terrenos lo impiden  y nosotros los chavistas estamos para vengar la deuda social acumulada”. Es evidente el funcionamiento de una lógica de dominación social y política la cual enmascarada en un  precepto ideológico le funciona muy bien al régimen. Es así, como la ola de invasiones de terrenos urbanos , sean de uso residencial o no, se incrementará, porque es la única manera mediante la cual el gobierno pueda contener  los conflictos sociales originado por dicho problema social y a su vez la invasión de terrenos ayuda de una manera eficaz en crear el escenario de confrontación social, mecanismo que cada vez se hace más imprescindible al régimen , dado que con ello puede construir en el imaginario popular la sensación de que realmente sus problemas sociales si se pueden resolver por la vía violenta dado que los “ ricos” son los culpables de la situación vivida más no el gobierno de Chávez con 12 años en el poder y con miles de millones de dólares mal gastados. Las invasiones a edificios, viviendas y terrenos urbanos representan  para el chavismo una oportunidad muy valiosa para recuperar  la inmensa cantidad de personas humildes las cuales de alguna manera se han venido defraudando de las políticas sociales del gobierno a las cuales consideran inoperante, es por ello que el chavismo se activa rápidamente, para en nombre del poder popular, convertir su fracaso en la construcción de viviendas y soluciones habitacionales en un un triunfo político electoral que le permita seguir reproduciendo los mecanismos de dominación. De allí, las autodenominadas comunas, juegan un papel fundamental en la organización popular en el logro de este objetivo, es decir, arrastrar a grandes contingentes de personas  a la ocupación forzosa de viviendas y terrenos con la finalidad de convertirlos en sujetos de la dominación política que luego se convertirá en resultado electoral. Ello explica que la rancherizacion es una política de Estado de doble propósito. Es por ello, que el primer paso a realizar por los dirigentes chavistas al invadir un terreno e iniciar la construcción de ranchos es imponer el criterio de la militancia del partido, enarbolar una bandera de  Venezuela con una foto del comandante golpista o del “che” Guevara y dejar claro que la solución al problema pasa por obedecer y ser sumiso al comandante y por su puesto organizarse en patrullas, comunas, mesas técnicas o cualquier otra forma de organización  para convertirse en los soldados dóciles del comandante golpista.

En cuarto lugar, es necesario precisar, que la ola de invasiones a terrenos  efectuada en los últimos días obedece también al interés político que tiene el P.S.U.V.  de profundizar la crisis social del Estado Lara con el objetivo de responsabilizar al gobernador estadal Henry Falcón de la misma con el fin de cobrarle su conducta política de haber renunciado a dicho partido político. De esta manera las familias humildes que no poseen viviendas ni terreno donde construir alguna son utilizadas para enmascarar  el fracaso del gobierno nacional en cuanto a su ineficiencia  en la construcción de viviendas para los pobres, así mismo para crear la esperanza de que algún día la revolución le resolverá el problema, igualmente para someterse a la política de idolatría al comandante quien le resolverá su situación a cambio de lealtad política de los sin techos y por último las familias sin techo sirven de instrumento para enfrentar a los enemigos de la revolución. De manera que el proceso de rancherizaciôn si tiene una clara finalidad y propósito y obedece a una perversa estrategia de manipular las necesidades del pueblo con el objeto de reproducir la dominación de la revolución.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba