Opinión Nacional

Invitación a un “chavista” y a un “escuálido”

Sí, sé que en estos tiempos de exaltación política lo que priva no es la razón, sino el sentimiento y la pasión, sin embargo, quisiera como ciudadano tener la esperanza y asumir el riesgo de invitar a chavistas y escuálidos a dar un poco por Venezuela, por la gente que está pendiente de la revolución y la nación.

¡Todos nos proclamamos la personificación de la democracia!, por ello me aprovecho de ese recurso muchas veces demagógico para invitar a un pequeño debate, de carácter público y a través de este medio, dirigido a cualquier escuálido o chavista autoproclamado, incluyendo claro está a humoristas que hacen de editorialistas. Y es que la democracia, creo yo, es algo más que quedar bien ante el público y algún embajador, es darle contenido a esa palabra muy usada y abusada. Y, como darle contenido ya supone límites, pues definir es diferenciar una cosa de otras, entonces la democracia no es más que la participación, no de un grupo selecto de personas, no de funcionarios públicos ni de periodistas, sino más que eso, de ciudadanos, que es la condición básica que nos iguala a chavistas, escuálidos, ninistas y otros. Pero OJO: no es cualquier tipo de “participación”, si fuera así, cualquier marcha o concentración pudiera ser la única expresión de democracia, y no es así, sino que la participación debe aludir al movimiento, no de personas, sino de palabras sobre la cosa pública. ¡Debatir pues!

Se trata de exponer los argumentos de un chavista, un escuálido y un ninista sobre algún tema de interés político nacional, y ver al final, si lo hay, que posiblemente haya encuentros o posiciones comunes cuando se expongan los argumentos, y tal vez, las diferencias sean puro sentimiento y exaltación. Y si no es así, que sea un elogio por la palabra argumentada, explicada en estos tiempos de ausencia de razones.

De parte de los chavistas acudo a invitar, sin excluir a cualquier otro que se proponga, a cualquier diputado del nuevo parlamentarismo social. No es que sea caprichoso en señalar a esta institución, no, es porque se supone que ellos son la encarnación del diálogo, de la palabra razonada, los llamados a ejercer el argumento como arma de convicción y no de provocación, pues el verbo “parlamentar” significa textualmente parlar, hablar, dialogar, en fin, argumentar (si no, que Alexis Márquez nos eche una mano). En tal sentido, espero que alguno responda a esta invitación general, que haré llegar vía email, y si al final alguno no responde, pues sabremos que el parlamentarismo de calle significa un elogio al movimiento de piernas y dinero que al movimiento de palabras.

De parte de los escuálidos, la cuestión se complica. Pero ya que acudo a este diario para la invitación, entonces propondría a cualquiera de los directivos, y por qué no, al editorialista Teodoro Petkoff. Sin embargo, como posiblemente ande ocupado por los tribunales de la República, y sopesando si ser candidato, no por falta de querencia sino, seguramente, de recursos, la invitación es a cualquiera que se asuma oposición, desde los boy-alcaldes justicieros, pasando por humoristas y llegando a ciudadanos.

Aunque resultaría de sumo más interesante, eludiré la invitación al candidato de la revolución, pues debe tener cosas más importantes para pensar o hacer, que “debatir” no con cualquier “persona selecta” como suele hacer, sino con un ciudadano cualquiera que en este país es un venezolano, no de negro escuálido ni rojo pimentón, sino del tricolor nacional, y un poquito más.

Se despide cordialmente, un ciudadano que se asume venezolano de corazón y de razón.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba