Opinión Nacional

John Thorbjarnarson y los caimanes del Orinoco

En Boston, donde nació en 1957, John Thorbjarnarson, cuando niño, coleccionaba sapos y culebras que recogía en los pantanos cercanos a su casa y sus mascotas eran un pequeño caimán y una boa constrictor, por lo que nadie en su familia se sorprendió cuando decidió estudiar biología y especializarse en reptiles. Al finalizar sus estudios de pregrado en la Universidad de Cornell en Ithaca, New York, continuó sus estudios en la Universidad de Florida, alegando que allí estaba más cerca de sus adorados caimanes.

A Venezuela llegó en 1983 recomendado por su profesor Wayne King a los esposos Tomás y Cecilia Blohm, quienes desarrollaban programas conservacionistas en su hato ganadero Masaguaral, situado entre Calabozo y Corozopando, en los sabanas de Guárico. En Masaguaral los esposos Blohm habían logrado combinar la ganadería de bajo impacto y las labores de conservación  e investigación científica. “Allí, desde 1944, se han llevado a cabo distintas actividades que demuestran que la producción de ganado de carne y la conservación de la fauna llanera no se oponen sino que se complementan. Durante los últimos 65 años se ha experimentado con prácticas de protección y guardería de fauna en base a ideas aportadas por muchísimos colaboradores. De esta manera se creó una sede para investigaciones científicas tanto de la fauna local como de la flora. En este mismo terreno funciona la unidad de producción de bovinos sin que se haya alterado el hábitat ni mermado la productividad, y se conservaron los valores escénicos, lamentablemente subestimados a lo largo y ancho de Venezuela.”  (Cecilia Blohm)

Entre Calabozo y Corozopando, John, él del dificilísimo apellido islandés se sintió en su casa, y se convirtió en Juan Caimán, apodo que le pusieron sus amigos, los llaneros.  John  se adaptó al llano, se ganó su gente, entendió nuestra idiosincrasia, viviendo en el hato y viajando constantemente por la región, aprendió el castellano con todos los modismos locales.

Con Don Tomás se dedicó al estudio del caimán del Orinoco y a la planificación y desarrollo del programa de recuperación de esta especie que casi había sido borrada de la faz de la tierra por la matanza indiscriminada de estos animales por su piel, matanza que se llevó a cabo por largos años, hasta que las autoridades le pusieron fin.

Según Cecilita Blohm “en tal sentido  y junto con otros colegas John realizó los censos para determinar la abundancia de la especie, endémica en los llanos compartidos entre Venezuela y Colombia. En  base a estos estudios la especie fue declarada por la UICN (Unión Internacional de la Naturaleza) como una, entre las doce especies más amenazadas de extinción a nivel mundial. En Masaguaral se fundó el primer zoocriadero con fines científicos y experimentales, se construyeron las lagunas para las parejas reproductoras, un cuarto para la incubación de los  huevos y también los recintos para criar los neonatos hasta su liberación en los sitios designados por los especialistas.

El programa de conservación del caimán del Orinoco iniciado por Tomás Blohm y John Thorbjarnarson ha continuado por más de tres décadas con el aporte del Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovable MARNR y de la Fundación para el Desarrollo de las Ciencias Físicas Matemáticas y Naturales FUDECI con la liberación de más de 1.500 caimancitos en los caños  y ríos de los llanos.

Al final de la década de los noventa  John Thorbjarnarson viajó a la China para iniciar estudios sobre otra especie en peligro de extinción, el cocodrilo chino endémico en el río Yangtze. De la China se dirigió al África, a Uganda  a estudiar el cocodrilo enano. En los pantanos de Uganda, este hombre valiente que se enfrentaba a los grades saurios y reptiles exponiendo su vida, tuvo la mala suerte de ser picado por un mosquito trasmisor del paludismo.

John Thorbjarnarson falleció a la edad de 52 años, el 14 de febrero de 2010, en Nueva Delhi a donde había viajado para dictar charlas sobre conservacionismo, del paludismo que contrajo en Uganda. Thorbjarnarson fue un científico muy respetado y querido por sus  colegas y todos los que tuvieron el privilegio de trabajar con él lo  apreciaban mucho por su generosidad y lo recuerdan con cariño. Desarrolló actividades de su especialidad en todos los sitios relacionados con la herpetofauna tropical y realizó una serie de trabajos que le valieron fama internacional.

Mi agradecimiento a Doña Cecilia Montemayor de Blohm.

@Lahechicera

FUENTES

Thorbjarnarson, J. (1990). Ecology and behavior of the spectacled caiman (Caiman crocodilus) in the central Venezuelan llanos. Unpublished Ph. D., University of Florida, Gainesville.

http://www.masaguaral.org/esp/index.html

http://www.nytimes.com/2010/03/10/science/10thorbjarnarson.html

Hato La Fe y Hato Masaguaral (Vive y siente la magia del Llano) mayo 22, 2011 por Luraida Verastegui; Mayra Jaimes; Veronica Benito; Dailyn Galarraga; Tomas Pérez

http://venezuelaescondida.wordpress.com/2011/05/22/hato-la-fe-y-hato-masaguaral-vive-y-siente-la-magia-del-llano/

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba