Opinión Nacional

Juan Barreto: el contradictorio

Hace algún tiempo, un amigo me propuso construir una lista de los personajes más siniestros del régimen de Hugo Chávez, cuestión que terminamos concibiendo como una muy ardua tarea editorial, razón por la cual, consultamos a otros compañeros de la vida académica, para elaborar nuestra lista con mayor exactitud y amplitud y evitando caer en desproporciones. Así, nuestra lista se nos empezó a ser interminable, pero peor aun, altamente competitiva. José Vicente Rangel, se peleó fuertemente el primer lugar con Juan Barreto, pero a la vuelta le salía Diosdado Cabello, que con carita de “Yo no fui” resulta ser mas siniestramente brillante de lo que aparenta, sin ocuparnos de Iris Valera o Bernal.

Ocuparnos de semejante ociosidad, nos llevó, sin embargo, a tener una clara calificación de los “revolucionarios de papel” que acompañan a Chávez a materializar su patético proyecto de implantar en Venezuela un socialismo –comunismo, supuestamente del siglo XXI.

La investigación nos permitió saber quién era quien, qué habían hecho en sus vidas, sus estudios ( sí es que los hicieron, y hasta logramos conseguir las notas de bachillerato por la Web).

Dentro de la muy bochornosa lista, apareció Juan Barreto como un buen estudiante y a decir de muchos, un hombre inteligente. Al empezar a analizar sus demostraciones de inteligencia, el material producido por el Profesor Barreto nos dejaba ver un compendio de sus lecturas, tal vez densas, sus apreciaciones, y sus singulares, y por qué no, sus interesantes métodos de análisis. Pudimos concluir entonces, que Juan Barreto era un hombre académicamente bien formado, en el sentido que había dedicado años a la lectura de textos, de su tendencia política, cosa que no es criticable porque a la final, cada bien debe pensar y leer lo que mejor le venga en gana, solo haciendo caso a sus convicciones personales y su conciencia.

Junto a mi amigo de curiosidades políticas, discutimos sobre la inteligencia y como la entendíamos, hasta que logramos darle forma a nuestro propio concepto de inteligencia que según aquella, muy ociosa discusión, era un conjunto de actividades psíquicas relativas a la razón en un sentido potencial y dinámico, es decir, la capacidad de resolver tareas nuevas mas sobre la base de la comprensión global del pensamiento sobre lo planteado y no de la experiencia personal.

Juan Barreto ha sido profesor de la escuela de comunicación social y ha logrado doctorarse en Ciencias Sociales en la UCV. Como periodista, tuvo oportunidad de hacer varios trabajos que mostraban cierta astucia para la búsqueda de información. Era calificado como un hombre de pensamiento agudo y con un humor negro impresionante.

Conocí a Juan Barreto en el Diario El Nacional y sus conversaciones solían ser interesantes. En el diario ejercicio del periodismo, uno termina por hacerse una opinión de los colegas, a veces acertadas pero otras veces no. Por aquellas épocas de batallar periodístico Barreto no-tenia planteado ni ser político, ni revolucionario de gobierno, ( solo en el cafetín de la UCV) y menos aun, ser Alcalde Metropolitano. Barreto decía ser intelectual y criticaba, por aquellos tiempos de democracia representativa, a los políticos ineficientes que no lograban traducir las demandas populares en actos de gobierno. Es decir, Barreto mostraba malestar con aquellos hacedores de la política cuyas acciones no iban muy encaminadas a la búsqueda del bien común, como lo debería hacer todo buen acto de gobierno.

Frente a la imagen de estudiado de Barreto, campeaba la otra imagen que se tejía en los corrillos de nuestra muy querida UCV, donde se contaban historias insólitas sobre el comportamiento rudo y muy mal geniado del ilustre profesor. Incluso, una de las historias mas contadas por las lenguas chismosas ucevistas, era que Barreto, en sus tiempos mozos, había amenazado con una arma blanca a uno de sus compañeros en una rumba estudiantil. También se echaban los cuentos de sus tácticas de enamoramiento y en fin, de sus andares bohemios por la vida universitaria. Ahora, el Barreto con poder pone de manifiesto enormes contradicciones entre su pensamiento y sus acciones: Cuando el periodista y profesor Barreto tuvo oportunidad de llegar a la política, y para mayor satisfacción a una revolución donde lo que reina es revolucionario inculto, el hombre se convirtió en un rey, puesto que empezó andar en tierra de ciegos. Su “sapiencia” se empezó a traslucir, no en una capacidad para resolver tareas nuevas sobre la base de la comprensión global del pensamiento entorno a lo que esta planteado, sino sobre su experiencia de vida, a todas luces infuncional, con grandes traumas de infancia y de juventud, y con recelos sociales impresionantes.

La inteligencia y formación académica de Barreto, que tanta admiración despertaba entre sus estudiantes de periodismo, no se corresponde para nada con las actitudes, discursos y toma de decisiones del Barreto Alcalde, cuyo discurso raya en lo vulgar, en lo chabacano, pero en lo que es peor aun, en lo inhumano, facistoides, siniestro y cruel.

Los hombres cambian con el poder, se corrompen y de trasforman en seres insensatos, ambiciosos y desproporcionados. Así, cuando vemos CLARAMEMTE LA TRANSFORMACIÓN QUE SUFRIO JUAN BARRETO AL TOMAR PODER. El alcalde cuando Juan Barreto que las invasiones a la propiedad privada son ‘”OCUPACIONES URBANAS”, que nuestro colega y amigo Leopoldo Castillo ESTA CONTENTO PORQUE MATO A SU HIJO, QUIEN MURIO DE CANCER, o que los periodistas somos todos unos bichos, borregos de los dueños de los medios, entre otras perlas lanzadas por la “SABIA” boca del gobernante metropolitano se convierte en un iletrado, carente de todo capacidad racional de pensamiento.

Los hechos y las palabras del político Juan Barreto, no tienen nada que ver con sus estudios y sus logros académicos. Recuerden, el poder cambia y corrompe al hombre y el poder absoluto no solo los corrompe sino que acaba con cualquier principio y valor del ser humano.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba