Opinión Nacional

Juan Pablo II y Venezuela

La figura de Juan Pablo II no pasará inadvertida en la historia de la humanidad. Su carisma especial, su vocación al diálogo, su impulso personal hacia la búsqueda de la paz, su lucha en contra de los sistemas contrarios a los derechos humanos, entre otros aspectos será recordado por las futuras generaciones. Su pontificado, con sus debilidades y sus fortalezas, fue un hito en la historia de la humanidad a finales del siglo XX y principios del siglo XXI, y si bien es cierto que en algunas áreas de la Iglesia todavía es necesario un impulso más concreto, también es verdad que Juan Pablo II ha generado una serie de cambios, que lamentablemente no han sido comprendidos por los mismos miembros de la Iglesia.

Su preocupación por el hombre y por su entorno social ha estado presente en su pontificado, y con respecto a Venezuela, su mensaje y su interés por nuestro país lo manifestó en varias ocasiones. En dos oportunidades visitó Venezuela, en la primera (27-29/01/1985) llegó como Peregrino de la Esperanza; en la segunda (9-11/02/1996) con el lema Despierta y Reacciona: Es el momento. Dos encuentros que marcaron la historia del país y que fueron oportunos para reencontrarnos con nuestra fe, con nuestra familia, con nuestros conciudadanos. Una sola voz de unidad que marcaron los distintos lugares por los cuales el Peregrino de la Paz, transmitió su mensaje.

Una voz que procamó un mensaje de fe, de paz, de esperanza, de agradecimiento; pero también de valentía y de denuncia por todos los antivalores que nuestra sociedad ha generado. Un Papa que estuvo presente en los momentos difíciles que ha vivido Venezuela, tal como lo expresara a los Obispos de Venezuela en una de las visitas ad limina (2002, Junio 11): “Por eso me alegro con sus logros, comparto sus preocupaciones y me uno a su dolores en los momentos de desgracia”. Una cercanía que manifestó de varias formas, en concreto con la Beatificación de la Madre María de San José, la declaración de las virtudes heroicas de la Madre Candelaria de San José o su preocupación por el proceso de José Gregorio Hernández. Una relación muy querida con Venezuela y de la cual guardaba recuerdos muy positivos; también por el apoyo que ha recibido de grandes venezolanos, como el del Cardenal Monseñor Rosalio Castillo Lara y de Obispos, sacerdotes, religiosos y laicos. Una cercanía en los momentos más dolorosos para Venezuela, como en la tragedia del Estado Vargas (1999), o en la dinámica de nuestra realidad política, económica y social.

Su legado es amplio y esperamos que su mensaje siga estando presente en la mente y en los corazones de los hombres, aunque lamentablemente algunos miembros de la Iglesia (incluyendo a los laicos evidentemente) no hemos impulsado con una mayor consistencia su presencia en los diversos ámbitos del país.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba