Opinión Nacional

Julio Borges: “La Ley de Propiedad Social le quita todo al pueblo para dárselo al presidente”

Para Primero Justicia la revolución debería ser democratizar la propiedad
“La Ley de Propiedad Social le quita todo al pueblo para dárselo al presidente”
Domingo, 26 de abril de 2009. La posible aprobación de la Ley de Propiedad Social, que se discute en el seno de la Asamblea Nacional, es una estrategia del gobierno para introducir de contrabando la reforma constitucional denegada por el pueblo en el referéndum del 2D del 2007, así lo afirmó Julio Borges, coordinador nacional de Primero Justicia.

Borges denunció que en el proyecto de ley se repiten los cuatro tipos de propiedad social-que estaban en la reforma-, tres de los cuales ratifican al Estado como el propietario, y tan solo uno habla de la colectividad. «Lo que esta ley significa es que nadie será dueño de nadie y el presidente será el dueño de todo. Hay que hacerle ver al pueblo que este gobierno quiere apoderarse de todo y nosotros estamos para encender las alarmas «, sentenció.

El dirigente expresó que, al igual que en la reforma, se incluye una lista que menciona a la propiedad pública, y en último término se toma en cuenta la privada. Agregó que la salida es la “democratizar la propiedad”, para que los venezolanos se conviertan en los “verdaderos” dueños de las tierras urbanas y agrícolas. “Hay que democratizar el petróleo, las tierras, así como también a las empresas privadas y públicas, a través de un sistema de mercado de capitales que convierta en dueños a los venezolanos”.

Con respecto al tema de la ley afirmó que, al igual que en la reforma, se plantea marginalmente que se “reconoce” la existencia de otros tipos de propiedad. “Esta incluye una lista que vuelve a mencionar la propiedad publica, y finalmente menciona a la propiedad privada, así como para que no digan que no esta. Resulta absolutamente claro que el Presidente no cree en la existencia de la propiedad privada, le incomoda, le tiene alergia» enfatizó el coordinador de la tolda amarilla.

De igual forma, Borges condenó que en todo el documento, contentivo de unos 300 párrafos, no apareciese la palabra “progreso” en ninguna ocasión, mientras que “socialismo” se puede encontrar 188 veces. En ese mismo contexto, señaló que la frase “propiedad privada”, se ubica en dos ocasiones.

«Lamentablemente, esta propuesta no tiene nada que ver con un socialismo moderno como el que existe en algunos países de Latinoamérica o Europa, esto simplemente es un “pasticho ideológico” que podemos denominarlo “controlismo”, una enfermiza obsesión por querer controlar absolutamente todo desde el Gobierno», indicó.

Borges aseguró que con la promulgación de dicha ley, se acabará con el sector privado, mediante la creación de un Fondo Intergubernamental para la Economía Socialista, que beneficiará exclusivamente a las empresas que se denominen socialistas.

Asimismo, planteó que esta ley propone también un Consejo Central para la planificación de la Economía Socialista que, según ellos, llevará al país a la época soviética «más oscura».

«¿Con esto el Presidente pretende acabar totalmente con lo “privado”?. ¿No hay manera que el Presidente entienda que solo con la participación privada podremos echar este país adelante?. Es totalmente inviable un país donde solo exista lo “publico”, donde el Gobierno controle absolutamente todo y decida sobre todo», dijo enfático el dirigente.

Otra de las denuncias esgrimidas por el coordinador de Primero Justicia sobre la aprobación de la ley, fue la posibilidad de que “todo” sea susceptible a ser declarado de utilidad pública, «cuando al gobierno le parezca que dicho propietario no está alineado con su “economía socialista”. Y no estamos hablando de grandes empresas, que cuentan con un batallón de abogados que verán como logran evitarlo o consiguen una indemnización que les satisfaga, estamos hablando de la bodega de la esquina, que algún día se le ocurra a cualquier funcionario que tiene que ser convertida en “propiedad social”.

Para Borges, de implementarse esta ley, tal y como está planteada, la propiedad privada corre el riesgo de desaparecer, perjudicando «gravemente» a unos de los sectores más humildes del país como son los trabajadores. “Ellos serán los más afectados, porque aquí no se habla para nada de Sindicatos, todo es una demagogia de entes democráticos y protagónicos, pero la verdad es que ocurrirá como en otros inventos del Gobierno como Invepal, donde los trabajadores se quedaron sin beneficios y pasaron a ser supuestos “socios” de una empresa quebrada que realmente es del Estado».

Recordó lo ocurrido con los trabajadores y jubilados accionistas de SIDOR, en el cual no se les reconoció el valor de las acciones que poseen ni están devengando remuneración alguna, como lo hacían antes de la estatización que sufriera dicha empresa.

«Aunque la aprueben, esta Ley jamás lograran hacerla realidad porque va contra unos de los valores mas profundos de nuestra sociedad, la propiedad. No se equivoque Presidente, su obsesión por el “controlismo” podría resultarle en contra», manifestó.

Además, el dirigente subrayó el trabajo que ha emprendido durante años Primero Justicia para que se impulse, desde el gobierno, “la propiedad para todos”. “Estamos convencidos que tenemos que pasar de un país de “pisatarios” a un país de “copropietarios”, donde cada quien sea dueño de lo suyo y también responsable de lo que ocurre a nuestro alrededor, porque somos todos copropietarios de nuestro país, de nuestros recursos” .

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba