Opinión Nacional

JVR, … Judas y Fariseo

José Vicente Rangel se comporta como un judas y un fariseo del primer siglo, por cuanto traicionó a la democracia venezolana para unírsele al dictador más bastardo que haya conocido el país en los últimos 100 años. Y, por cuanto se rasga las vestiduras pretendiendo colar como a mosquitos a los tres infelices agentes del gobierno colombiano, supuestamente infiltrados en las filas de la guerrilla acantonada en territorio venezolano, mientras por otro lado se traga a los 75 mil Castristas que con su aval se hallan diseminados en los barrios y caseríos del territorio patrio, amén de los miles de guerrilleros de las FARC como el “canciller” Granda y muchos otros agentes, terroristas y mercenarios provenientes de otras latitudes, que han venido a ver qué pescan en el río revuelto en el que estos tarúpidos que nos desgobiernan han convertido a la patria de Bolívar. El gobierno de Venezuela NO ha sido “consecuente” ni “respetuoso” con el vecino país, como JVR afirma que SI lo ha sido.

Estos revolucionarios de escritorio como JVR, nos toman por estúpidos y quieren hacernos creer al resto de los venezolanos que ellos son las ovejitas del cuento del lobo, como si no entendiéramos que las piezas del ajedrez del mundo se mueven en función de la economía global. El romanticismo se murió hace rato con Romeo y Julieta quienes decidieron ponerle fin a sus vidas por un amor imposible. Ese slogan de “patria, socialismo o muerte” solo funciona para los pendejos; porque para la nueva oligarquía que detenta el poder político, económico y militar en Venezuela y de la cual forma parte integrante JVR, ni por casualidad. Qué vayan los bolsas, los Romeos y las Julietas a partirse el pecho por la robolución para que continúe la fiesta del chivato.

El petróleo es el combustible que mueve las máquinas que producen las riquezas del mundo. Entonces, es lógico que los países desarrollados y/o potencias industriales vigilen desde sus satélites e infiltren a sus agentes en los países productores con los que negocian para cerciorarse de cómo es que se bate el cobre. Rusia e Irán ya deben tener a sus agentes estacionados en Venezuela para cuidar que sus intereses económicos en razón de sus últimos convenios con el gobierno no se vayan a ver afectados por terceros ni aún por el propio Chávez. Lo mismo hace EE.UU. y Cuba que dependen de esa misma energía para mover sus economías. El primero de estos dos últimos, puja por conservar su hegemonía financiera mundial. Y, el segundo, para saciarles el apetito a 13 millones de cubanos hambrientos, y ver de qué forma le rompe el patio trasero al primero. Lo que es igual no es trampa. Las FARC y el Narcotráfico hacen otro tanto para asegurarse un territorio y un mercado respectivamente. De tal manera que este desgobierno del cual forma parte activa JVR, ha convertido a Venezuela en la perra maluca de América y del mundo, en donde el que no viene a acostarse con ella, ellos mismos van y se la ofrecen gratuitamente.

El único que todavía anda creyendo en platillos voladores, es Chávez, que “piensa” que todos esos “asesores” extranjeros enviados por las naciones con quienes últimamente está negociando las riquezas de Venezuela, van a defender su revolución. Al carajo la revolución de Chávez. Para esas otras naciones lo que está en juego es la guerra económica del ganar y ganar. Esos agentes teledirigidos operan como muchos abogados inescrupulosos que se ponen de acuerdo con el contrario para jorobar al mismo cliente y dejarlo en la inopia. Mientras Chávez cumpla con los acuerdos y no les corte el suministro a ninguno de sus socios, esos agentes trabajarán en armonía. Pero tan pronto como Chávez insista en ponerse cómico con su bendita revolución continental, lo lanzarán al foso de los leones, ya que esas otras naciones no se andan por las ramas ni van a jugarse a sus agentes en una pelea de gallos ni mucho menos van a pedirles que se suiciden por una ideología en desuso que nunca sirvió para nada bueno. Toda esa chulería sabe que Chávez les puede enturbiar los negocios como insista en querer incendiar la región con sus mercenarios cubanos disfrazados de, y portando cédulas de identidad de venezolanos muertos y vivos. Esas naciones que se aprovechan del “tá barato ese submarino” y del “dame doscientas mil metras AK-45”, saben perfectamente que esa revolución no tiene ni pié ni cabeza, ya que sus dos mentores (Fidel y Chávez), uno, ya está cruzando el umbral de la muerte, y, el otro, ya no segrega hormonas sino bilis por el epífisis. JVR tampoco cree en esa revolución de otoño, pero se hace el Guevara para que no le invadan su propio territorio, ya que muy poco le importa el de Venezuela. A otro perro con ese hueso, JVR.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba