Opinión Nacional

La abstención como atajo

«Pero es sabido que la desesperación no tiene
una voz agradable, su timbre es como el de la mentira»
Joseph Roth, La noche mil dos

(%=Link(n,»Sísifo»)%) fue condenado por los dioses a empujar una pesada roca hasta la cima de una montaña, desde donde volvía a caer por su propio peso. Una y otra vez, empujar y ver rodar la piedra de su esfuerzo. Hasta el infinito. A pesar de esa situación absurda, Sísifo experimentaba el goce secreto de vivir su destino, en palabras de Albert Camus, “Sísifo enseña la fidelidad superior que niega a los dioses y levanta las rocas. Él también juzga que todo está bien. Este universo en adelante sin amo no le parece estéril ni fútil.»

Enfrentar cotidianamente a Hugo Chávez, única Institución vigente en el país, como lo denominó acertadamente una amiga boliviana radicada en Washington, es una condena menos trágica que la del griego Sísifo. A pesar de eso, la oposición declina el esfuerzo absurdo de votar y llama a la abstención, argumentando «violación del secreto del voto» y un presunto «fraude electoral» , lo cual no es nuevo en nuestra historia post dictadura, sólo basta recordar el «caso Andrés Velásquez». A su vez, las elecciones Municipales y Parroquiales de por sí enfrentan (%=Link(«http://cne.gov.ve/estadisticas.php»,»altos índices de abstención»)%), ante lo cual un llamado a no votar sólo evidenciaría la torpeza opositora para leer y aprovechar los inestables mapas políticos que atraviesa Venezuela.

La «(%=Link(5175596,»cleptocrática»)%)» Administración Chávez sirve el caos y la impunidad en bandeja de plata, mas ciertos dirigentes opositores se aferran a las migajas arrojadas desde Aló Presidente y pierden la paciencia ante las derrotas electorales de 2004. El show montado por el CNE para agosto de 2005 responde a las estrategias habituales del régimen: violación de acuerdos, creación de leyes personalizadas a sus necesidades y utilización de tecnología electoral punta, que confunde y angustia a los electores y sus pastores. Entonces, ¿Por qué no acudir a los Centros de Votación? ¿Por qué entregar nuestra intimidad vecinal a las alianzas oficialistas? A qué le temen realmente estos abstencionistas mass mediáticos, ¿a un fraude electoral o a la constatación de su poca capacidad de convocatoria?

Definitivamente, a la dirigencia opositora le gustan los atajos (¿hacia dónde?) y es adicta al corto plazo. Cabe recordarles que enfrentar a un régimen con fuerte arraigo popular y una caja chica generosa para propagar misiones populistas, es un esfuerzo a mediano y largo plazo, donde cada posición conquistada cuenta y, sobretodo, con el diseño y presentación de una Venezuela alternativa para los electores y abstencionistas que han validado la gestión de Chávez. Como elector, espero que la clase opositora me oferte estrategias creativas que documenten y divulguen con ironía y eficacia, el mismo 7 de agosto, la aberración electoral impuesta desde el órgano comicial. Lo que no acepto, como ciudadano, es una convocatoria inercial a ceder el último espacio político en manos de los vecinos.

Son tiempos de lucha, no de retirada.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba