Opinión Nacional

¿La Alternativa para el cambio?

La propuesta de Un Acuerdo de Unidad Nacional «La Alternativa para el Cambio», firmado por las organizaciones políticas de oposición el 23 de enero de 2008, ha sido, brillante iniciativa de la DEMOCRACIA CRISTIANA en Venezuela, entre otros factores políticos, cuya concreción a la fecha presente, dista mucho de los objetivos planteados en su documento de origen.

El llamado objetivo Nº 10 de la antedicha propuesta, comprendía los aspectos doctrinarios y electorales, que permitirían llevar a la praxis sus metas precedentes. Este numeral expresa claramente y cito: ¨ Nos comprometemos a que los candidatos o candidatas de la alternativa que representamos, los escogeremos respetando la opinión de los ciudadanos en cada Estado y Municipio, dentro del compromiso de escoger a quienes por sus condiciones éticas y de capacidad sean los mejores candidatos, los que tengan mayores posibilidades de triunfo, por encima de intereses partidistas, cogollos o compadrazgos, que garanticen proyectar los resultados del 2 de Diciembre hacia el futuro ¨.

A menos de dos semanas para el inicio de las postulaciones candidaturales, ¿Cuanto de tales compromisos ha sido cumplido por parte de nuestra dirigencia demócrata? Me temo que menos de lo deseable si entendemos que la adecuada ejecución del pacto del 23N encierra el más conveniente mecanismo para acelerar la restauración de la Constitucionalidad Democrática en la República de Venezuela.

Muy equivocados están, quienes conciben a la unidad demócrata del venidero noviembre, como el simple formalismo de contar con aspirantes unitarios, designados y aceptados por los partidos, haciendo óbice a los parámetros insertos en el mencionado objetivo 10.

Ante esa lamentable realidad, quienes mantenemos la convicción respecto a la vía electoral como la más adecuada al logro de la restauración democrática, al tiempo presente, alzamos la voz alertando al pueblo demócrata, respecto al verdadero sentido de la llamada ¨Alternativa para el Cambio¨.

Solo sufragando por aquellos candidatos demócratas seleccionados conforme a los adecuados cánones consagrados en el acuerdo de marras, estaríamos empujando la causa de la libertad. Muy distinto, si convalidamos con el voto a ese contingente de candidaturas espurias que disfrazadas de demócratas, en el fondo no son más que una reiteración de anti-valores, muy a contracorriente de una ¨Alternativa para el cambio¨, por el contrario: encarnación para los vicios del régimen CHÁVEZ-FARC, y su peor continuidad.

Mantengamos el rumbo de los valores éticos, el mejor fundamento para una restauración constitucional, que sostenible en el tiempo conforme la base para un régimen democrático de libertades, lógico sendero al BIEN COMÚN. ORA Y LABORA.

[email protected]

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba