Opinión Nacional

La apuesta por la libertad

(%=Image(5231626,»L»)%)

El Poder Absoluto es una entidad que no tolera el ejercicio de la Libertad. La democracia lo sometió en algún momento de su vida, a rendir cuentas ante un grupo de gente que siempre desdeñó, porque se consideró superior a ella. Desde ese momento, el Poder Absoluto vive incómodo, porque tolerar la Libertad significa tener que aceptar que sobre su voluntad e interés propio, prevalecen los de la mayoría, que puede decidir con voz y voto propio en tanto esté constituida por seres plenamente libres, es decir, que puedan ejercer a cabalidad sus derechos naturales que son inalienables e intrínsecos a la condición humana.

Para retrasar la llegada de la Libertad que pedirá el cese de su tiranía, el Poder Absoluto es muy capaz de dejar la corona del reyezuelo y ponerse el gorro frigio de la Revolución. Una Revolución que a nombre del Pueblo, expropiará a los propietarios para alimentar el insaciable agujero negro de la burocracia revolucionaria, de los que viven y se desviven por hacerle la vida imposible al Derecho. Bajo la falacia de la supuesta reivindicación popular, el Poder Absoluto difundirá todo su odio visceral y hará sus propias iglesias comunitarias orientadas a preparar a los cancerberos milicianos mercenarios. Para que los uniformados de ley los acepten, les aumenta el sueldo apreciablemente. Luego lo hará con los milicianos, cuando los primeros se coman sin chistar sus arepas con el aumento. Ningún espíritu con más hambre de dinero que de honor, resiste la desnudez de una reina pepiada aunque tenga bozal.

En vez de dar casas, hospitales, escuelas y liceos, servicios y calidad de vida, el líder de los milicianos solo tiene recursos para comprar un arma tras otra, cada vez más cara y más inservible. Y hasta endeuda a su Pueblo para regalar sus recursos, sin que le importe su vida y la de los propios milicianos. No importa que las madres mas humildes, las que guardan en sus ranchos la imagen venerada del Gran Reinvindicador en su comedor que tambien es dormitorio y sala de plancha, vean como se les desangra el vientre con sus hijos perdidos por la violencia asesina que ningun organismo de seguridad quiere asumir porque “eso es de todos los días” o porque “no voy a declarar notas necrófilas”.Ahora, el llanto es su único capital, pero igual, al Gran Escorpión no le importa porque lo único que lo alienta es la permanencia en el poder. Su credo es la lucha de clases para desintegrar a su país, entre quienes tienen armas y quienes no la tienen. Mientras tanto, los lugartenientes lo aplauden y alguno que otro se ufana en decir que la libertad de expresión “no es una libertad esencial”. Y así se pierde el sagrado derecho de la vida ciudadana y el sagrado deber del Estado para defenderla.Y los milicianos, cual concurrentes al coliseo romano aplauden al Tirano, al Poder Absoluto, a “Yo, el Supremo” y juran defender a “El Proceso” aunque nunca leyeron a Kafka para entenderlo. Y de seguro menos el que les entregó los fusiles, que sustituye los libros y las buenas palabras por un lenguaje ofensivo y escatológico que quiere apropiarse de la mayor herencia de nuestros libertadores, nuestra unión como Pueblo y nuestro compromiso con la Libertad. Sin el chantaje del hambre, del miedo y de la guerra, porque una Sociedad que pretenda vivir y superarse solo lo puede lograr en Libertad. Y es indigno cambiarla por una reina pepiada con bozal.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba