Opinión Nacional

La arrogancia del poder

(%=Image(1972218 ,»L»)%) Este es el titulo de una obra que fue un verdadero best seller en la época de los sesenta escrito por el senador Fulbright, para ese entonces presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos. Se refería al comportamiento de Estados Unidos no sólo frente a Cuba sino hacia todos los movimientos democráticos y populares de América Latina y el Caribe. El senador concluía en que toda política basada en la arrogancia del poder estaba destinada al fracaso. Y así fué. Esto que es válido para la potencia imperial lo debe ser para quien se considera dueño de Venezuela y actúa asumiendo el rol de todas las Instituciones que están encarnadas en él.

Por supuesto, sus incondicionales lo imitan al pie de la letra. Me referiré sólo a uno de los más significativos que hace “mérito” para volver al poder: JVR. Quien lea sus columnas semanales, la manera como sienta cátedra y cómo procede con la misma procacidad de Chávez observará que no cometo ninguna exageración al opinar de esta manera.

Rangel parece vivir en el mejor de los mundos posibles. Para él es una “detalle” de la política internacional de Chávez la visita de los restos del partido comunista ruso, en la reciente visita a Moscú. E igualmente, los compromisos y acuerdos suscritos con el “último dictador del Europa”, alojado en Bielorús. Finalmente, los “estrechos lazos” de quien ejerce la presidencia en Venezuela con el fundamentalista que la ejerce en Irán. Le parece perfecta una orientación que no se sabe a dónde puede conducir al país. Ni una palabra, n i siquiera con la sutileza con que procede cuando menciona la “indiferencia” de Chávez sobre los temas de la inseguridad colectiva y ciudadana, o los connotados casos de corrupción política y administrativa.

En cuanto a las relaciones con Colombia luce correcto condenar la presencia de personajes de inteligencia colombiana en territorio venezolano. Pero es de notar que el gobernador de Apure, un oficial de la FAN, declara insistentemente que el Estado Apure está tomado por la insurgencia colombiana; que las FARC, y todavía el ELN, al lado de los paramilitares entran como Pedro por su casa en dicho territorio y allí secuestran, cobran vacunas, asesinan y actúan como el “verdadero poder” en el Estado. Desde 1999 se enterró una política fronteriza que buscaba ser del Estado venezolano con apoyo nacional y que no se basaba solamente en la presencia militar sino en sus componentes económicos, sociales. La frontera como zona de paz.

La arrogancia de Chávez es conocida. En Rangel se fue apoderando de él con su permanencia durante ocho años en el poder, y fuera de él se comporta como el principal vocero del régimen. De esa manera perdió toda credibilidad como interlocutor para hablar de diálogo, y perdió su condición de “principal operador político” del régimen, caracterizado como una autocracia militarista. Sería interesante que se pasara por la obra de dos filósofos: la Arendt y Mires. Encontrará en los orígenes del totalitarismo y como funciona. Y verá qué similitudes existen con el actuar del régimen de Chávez. Por eso no me refiero a lo puntual: si ha hecho determinadas obras, si tiene un discurso social, si ha elevado el ingreso de los sectores D y E en medio de una bonanza de ingresos jamás vista. Me refiero a la esencia del régimen: autoritarismo, tendencia al totalitarismo militarismo. Rangel da la espalda a estas esencias. No insulto, ni descalifico, doy argumentos y razonamientos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba