Opinión Nacional

La ayuda militar cubana a Venezuela

El gobierno venezolano justifica la presencia de cientos de militares cubanos en suelo venezolano, e incluso dando órdenes a civiles y militares venezolanos, argumentando que nos están ayudando. Trato de interpretar con total ecuanimidad, que tipo de ayuda real nos puede dar un país como Cuba, inmensamente más atrasado que Venezuela en múltiples áreas técnicas, científicas y económicas. Entiendo que la única explicación que pudiera considerarse válida y aceptable por todos los venezolanos, es la de que Cuba nos estaría pagando el petróleo que le enviamos gratuitamente, con servicios profesionales en áreas tales como la salud, el deporte y la alfabetización, donde indudablemente tienen experticias y experiencias supuestamente exitosas.

De repente, ejecutivamente y sin ninguna consulta a la nación, ni explicación lógica y sensata a las minorías, la ayuda cubana se ha entendido a otras áreas donde Venezuela está supuestamente mejor preparada que Cuba para atenderlas. Se dice que las oficinas de estadísticas, de identificación, de comunicaciones, de agricultura, portuarias, aeroportuarias, de planificación, de justicia, policiacas, de seguridad, etc., estarían atiborradas de cubanos. Se dice incluso, que el gobierno chavista está estructurando una organización para educar y entrenar a los nuevos miembros de la recién creada policía nacional, escuela esta que también sería dirigida por cubanos. Para rubricar esta infame estrategia, el presidente venezolano ha traído a Venezuela al personaje más gris, tenebroso y cruel de la revolución cubana, Ramiro Valdez.

Hay que ser bien temerario, fanático y tozudo, para realizar tal enjertación de personal de otra nación ante nuestras propias narices, a manejar información clasificada y confidencial de nuestra nación, sin que los venezolanos en general protestemos, incluyendo el sector chavista, quién estaría más directamente afectado, por tales medidas antipatriotas, que pudieran catalogarse como de traición a la patria. Como era de esperarse, las protestas e inconformidades, ya empezaron a aflorar a la superficie de la luz pública.

Esta delicada situación ha creado un clima de extrema tirantez entre los fanáticos e inescrupulosos militantes del chavismo y los chavistas moderados y pensantes, que pudiera traer consecuencias imprevisibles. A modo de justificación, el presidente de Venezuela repite en toda oportunidad que tiene, que antes de él, los gringos nos dirigían y nos controlaban abiertamente.

Le respondo al presidente: Nací en un excelente hospital del campo petrolero “gringo” de Quiriquire, y me crié en otro campamento “gringo” de Caripito. Me eduque en colegios “gringos” de primera, jugué en estadios “gringos” excelentes, se compraba en supermercados “gringos” donde no faltaba nada, y mi calidad de vida era de primera. Con los gringos aprendí a soñar y a crear en lugar de destruir. El venezolano no tiene porqué odiar al “gringo”, sino estar mas bien agradecido por las oportunidades que nos han dado de crecer y mejorar, aún cuando hayan hecho negocios con nosotros. Basta ya de culpar a los gringos por nuestras desgracias, cuando los verdaderos culpables han sido líderes como usted. Con todo respeto, presidente, no visualizo a los cubanos haciendo lo mismo por Venezuela, aún con todo el exorbitante pago que les hacen. Fin.

(%=Link(«http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=12212304″,»redalyc.uaemex.mx«)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba