Opinión Nacional

La circunstancia de la vida

Una de las frases filosóficas mas completas que se hayan enunciado alguna vez y que sin duda, una vez publicada marcó indeleblemente la huella digital del colectivo, es de la autoría del inefable e imprescindible filósofo español José Ortega y Gasset, quien nos enseñó a leer la contemporaneidad mejor que nadie. Decía Ortega “el hombre es él y sus circunstancias”. Y ello nos lleva al abordaje del debate mortalidad e inmortalidad en términos precisamente circunstanciales.

A propósito de ello, podríamos abordar un caso ilustrativo de esa relación y su extraordinaria paradoja.Las células cancerígenas, en su afán de ser inmortales, expanden su motín a través de ganglios, venas y arterias, irrigando con su explosión demográfica a todo el organismo, el cual finalmente sucumbe al no poder sostener en su contexto mortal, la actividad de las células que no mueren hasta agotar los recursos del organismo para mantener la vida..

Al agotarse el mecanismo vital de las células “mortales”, las que se han negado a morir no encuentran a quien “asaltar” para cobrar su vida.Ya no hay bombeo de nueva sangre, ya no hay oxígeno transmitido y las células rebeldes “inmortales” sucumben porque su revolución terminó por paralizar a todo el cuerpo del cual vivían. Allí, murió su utopía inmortal, su asalto al cielo, su deseo de prorrogar indefinidamente sus funciones.

Terminaron la fiesta devorándose así mismas, prolongando la agonía de una idea biológica errada, proveniente de una orden rebelde que quiso “reformular” la reducción enzimática, o saltarse la lectura de un gen eslabón del “árbol de la vida”, la molécula del ADN, en un afán de inventar otro alfabeto que permitiera librarse de la tiranía de la muerte y decretar la eterna vida.

El problema es que la vida hay que producirla y para eso hay que mantener al organismo vivo, a la tierra viva. Y eso no se puede obtener sin apreciar que la lección más importante en todos los niveles de organización de la materia y la energía, es el equilibrio. El equilibrio permite que los procesos fluyan sin traumas ni colisiones catastróficas. Pero es muy importante que todos los elementos que lo constituyen no se enganchen con la idea de ser inmortales.

Porque el inmortal vive acelerando la mortandad de otros. El Síndrome del Vampiro personifica esa necesidad del inmortal de acabar con la vida de los demás para prorrogar la de él. Lo que se esconde en la visión cosmogónica de quienes ofrecían sacrificios humanos o animales era la creencia firme de que condición inmortal del dios superior se fundamentaba en la idea de alimentarse de la vida de la ofrenda para seguir viviendo. Y si no se la daban por las buenas, la cobraría de forma catastrófica. De tal manera que de una forma patética, el sacrificio representaba la cena de la inmortalidad y había que brindársela. Lo que equivale a decir que la ignorancia, la falta de conocimiento de la realidad de sus procesos, conduce irremisiblemente a los pueblos a la tendencia de generar sacrificios para mantener la inmortalidad del dios. Pero la inmortalidad era insaciable.Mientras mas vida cobraba mas fuerte se hacía, mas poder adquiría.Hoy en día, el sacrificio esta lleno de sutilezas.Es el sacrificio del poder individual, la libertad de pensar, de actuar, de ser y de elegir. A la gran pirámide del rey sol, son llevados decenas de miles de ciudadanos que portan en sus brazos las ovejas de su poder personal, que costó esfuerzo, sudor y lágrimas. Les han hecho creer, que la sangre del cordero que ofrecen le dará vitalidad al dios para que siga gobernando sobre los elementos naturales y garantice el orden y progreso de la comarca. Que el progreso de la comarca depende de la cantidad de sacrificios que hagan por el dios.Hasta que un día deja de llover y como nadie recogió agua en la abundancia en la falsa creencia que el dios se la daba, el vergel se secó, la tierra se agrietó y la comarca desapareció con dios y todo, y nadie sabe donde fue a parar.Solo quedaron como testigos, los grandes altares de los sacrificios, esperando a los nuevos pueblos crédulos que hagan nacer a nuevos dioses que les vendan su ambición de ser inmortales.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba