Opinión Nacional

La comisión presidencial

El pasado martes 30 el Presidente dejó constituida en Miraflores una Comisión Presidencial para la conciliación nacional. La mera constitución de esa comisión es una señal clara de que existe una profunda ruptura social y que así no se puede gobernar un país ni menos aun permanecer él en el poder. La ruptura política y social se agrava aun más con la crisis económica y fiscal y sobre todo con lo sucedido el 11 de Abril que ha colocado a la democracia venezolana en la mira de la Comunidad Internacional. En consecuencia un entendimiento nacional no solo es fundamental sino que es urgente. El país está paralizado atento al circo con tantas comisiones.

Sin embargo, para lograrlo se necesita que la Comisión para el Diálogo no se vea como sesgada y sea bien representativa de todos los sectores de la vida nacional-políticos, sociales, económicos y aún religioso-y, en segundo lugar, que el interlocutor por parte del Estado sea respetado y aceptado como válido por todos esos sectores. Si el Presidente hubiera tenido esa iniciativa antes del 11 de Abril él o el Vice habrían sido un interlocutor válido. Pero habiendo sucedido lo que ese día sucedió, ya no lo es. La actuación de los Círculos y su orden para que se activara el Plan Avila, lo responsabilizan públicamente con la forma violenta como fue dispersada una marcha pacífica que ejercía el derecho constitucional a manifestar. Los ciudadanos estaban ajustando su conducta a la Constitución como el Presidente exige constantemente. El fue quien no se ajustó a ella. Esa responsabilidad debe ser confirmada o negada por un Fiscal y por unos Jueces imparciales antes de que pueda ser aceptado como interlocutor entre Gobierno y Sociedad. Primero hay que dilucidar quien o quienes tienen la responsabilidad de los hechos contrarios a los derechos humanos que ocurrieron el día 11 de Abril. Después vendrá el diálogo necesario para el entendimiento nacional.

PERO COMO NO SE PUEDE ESPERAR TANTO para que el diálogo se inicie, una salida puede ser que la Asamblea Nacional, órgano de elección popular, designe al Presidente ó Vice-Presidente de la misma, o acaso un Diputado de reconocida seriedad como lo es Alejandro Armas para conducir el diálogo en tanto se aclara la presunta responsabilidad del Presidente en tales hechos. Como después de haber renunciado Chávez no podía designar a nadie Rangel es también un Vice-Presidente de facto. Por supuesto que esto pasa por la designación, por la propia Asamblea Nacional, de nuevos titulares del Poder Moral para que el resultado de la investigación sea confiable para el país. El Fiscal y Defensor debían adelantarse, tener un gesto patriótico y renunciar para facilitar nuevos titulares por la A.N. Si se comprueba que el Presidente no tuvo responsabilidad en esos hechos, entonces el Presidente interino renunciaría y el Teniente Coronel Hugo Chávez regresa de nuevo con la frente bien alta al ejercicio del cargo. Si resultara, por el contrario, responsable entonces la propia Asamblea Nacional deberá convocar a nuevas elecciones para legitimar únicamente a un nuevo Jefe de Estado conforme a la Constitución de la República. Si la conciencia del Presidente está tranquila no vemos razón para que no ayude a esclarecer la verdad. Esta salida no solo respeta la Constitución sino que satisface el deseo compartido por toda la Sociedad Venezolana de que se haga justicia. Cuando hay muertes no puede hacerse “borrón y cuenta nueva” sin lesionar muy profundamente el sentimiento popular. Sin justicia no es posible la conciliación.

Lo que no puede suceder, pues no será aceptado, es que actúe como interlocutor por parte del Estado en este diálogo nacional un ciudadano cuya eventual participación intelectual, no material, en los hechos del 11 de Abril lo comprometen seriamente. Un diálogo en tales condiciones no logrará la representatividad suficiente de los sectores de la Sociedad Venezolana que es lo que le dará valor a sus decisiones. Un diálogo en tales condiciones no le devolverá a Venezuela la paz social y la confianza que el país tanto necesita.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba