Opinión Nacional

La Comparsa

Es casi imposible desligar el término comparsa de su sentido carnavalesco, pero su verdadero origen está en el teatro, se le da ese nombre a quienes acompañan una representación teatral es decir, a los extras. Aunque el término también está asociado con agrupaciones de carácter religioso y hasta étnico (gitanos, papúes, moros, etcétera) siempre tiene una connotación festiva. En Venezuela mientras el carnaval tuvo alguna importancia -hasta entrados los años cuarenta- grupos de jóvenes de la alta sociedad, de la clase media y hasta menos que media, se ponían de acuerdo en elegir el tema
de su comparsa y luego todos vestían en forma acorde con el tema decidido. Luego la costumbre cayó en desuso a la par que el carnaval mismo.

Nadie podría entonces vaticinar que una revolución nos obligaría a vivir un eterno carnaval cuyo propósito es cubrir, con un disfraz de demócrata, la bota militar que nos aplasta. El gabinete ministerial es una típica comparsa sus integrantes son extras, simples acompañantes cuyo papel consiste en
reír siempre las gracejadas del caudillo, vestir con una gorra, camisa o cualquier otra prenda de color rojo, y de vez en cuando responder alguna pregunta que el Máximo les lanza sin previo aviso, lo que equivale a un examen oral de esos que pone a la mayoría de los estudiantes temblorosos y tartamudeantes. Un concurso más difícil que ¿Quién quiere ser millonario? podría ser aquel que obligara a cualquiera de nosotros a recordar los nombres de todos y todas quienes han pasado por el gabinete de Chávez. Reto a cualquiera de los lectores a que, sin el uso de recursos como Google u
otros buscadores de Internet, responda aunque sea solamente los nombres de los ministros (as) de Agricultura que han sido catorce en los seis años de gobierno chavista.

La suerte tan movediza de esos colaboradores de Su Majestad los obliga a ser cada vez más adulantes y menos capaces de emprender ninguna tarea con éxito; cuidar el puesto termina siendo mucho más importante que realizar la más insignificante obra. Pero su suerte es un círculo vicioso y fatal porque al final, un día cualquiera, Chávez descubre ya sea por un chisme o bien por una protesta popular (de chavistas, se entiende) que el ministro tal o el funcionario cual no ha movido un dedo en el tiempo que lleva en el cargo, y decide botarlo. En algunos casos, si el o la individuo (a) tiene algún peso político, empieza una rotadera es decir que debe cambiar su disfraz de experto en agricultura por otro de sabio en comercio exterior; o de genio de las finanzas públicas por mago de la poltica laboral del régimen. La cara de bobo (a) que oye sin inmutarse las barbaridades y ríe los chistes del
comandante en jefe es siempre la misma, sea cual fuere el cargo la máscara no cambia.

Una inquietud que me asalta desde que Chávez asumió la presidencia hasta ahora que lleva siete años en el mismo tejemaneje, es qué pasa con las vejigas, uretras, riñones, es decir con todo el aparato urinario de la comparsa ministerial y del propio Chávez. ¿Cuándo hacen pipí o es que no
hacen o es que tienen incorporadas unas sondas que se conectan con un urinario colectivo y endógeno? Nada me alegra más de mi pertenencia irrenunciable al escualidismo más ortodoxo, que saber que jamás seré llamada para formar parte de una comparsa en la que está prohibido lo que en el más puro de los castellanos se llama mear.

Pero pertenecer a la comparsa también tiene sus ventajas además de las pecuniarias, una de ellas es la exoneración del deber de pensar y de tener imaginación. Basta con ponerle atención a lo que dice el Supremo en cualquiera de sus peroratas y repetirlo como loro. Por ejemplo ahora lo que
se impone es echarle la culpa de todo lo que sale mal, a la conspiración del Imperio para derrocar al gobierno. Uno creía que la afirmación del Presidente de la Asamblea Nacional Nicolás Maduro, sobre la mano de Bush metida en el colapso del viaducto era una exageración superior a la de cualquier chiste sobre andaluces; pero es que también es Bush y a veces Condoleezza o cualquier otro de los halcones de la Casa Blanca, quienes contratan sicarios para asesinar a choferes de busetas y luego instigan y organizan las manifestaciones de protesta de sus compañeros de trabajo. La rebelión insólita de los infiltrados del Zulia que gritaban «Chávez amigo, queremos hablar contigo» y que provocó el airado recordatorio por parte del líder de quién es eso, el líder; fue sin duda alguna producto de las
instrucciones que el propio George dableyu Bush le hizo llegar al gobernador Manuel Rosales.

Cuando escribimos estas líneas nos enteramos que el mismísimo papá de Chávez el destacado gobernador Hugo de los Reyes quien reina en Barinas casi desde el mismo momento que su vástago en Miraflores, fue retenido (secuestrado decía la noticia) por un grupo de campesinos de San Rafael de Canagua indignados por el pésimo estado de la vialidad. Esto si es verdad que es obra en vivo y en directo del Imperio, aquí tienen que estar metidas las manos de la CIA, del FBI, de la NASA y quién sabe de cuntos poderes más.

Solo algn testigo del Fiscal General Isaías Rodrguez podra desentrañar la maraña de complicidades norteamericanas y quizá hasta británicas, detrás del mini secuestro del primer papá de la República.

Hay, según dice la prensa oposicionista manejada desde la Casa Blanca, cierta indignación en los habitantes del Estado Vargas porque se organiza un carnaval de utilería en esa región, mientras todas las vías de acceso a la misma están cortadas. No tendría nada de raro que con sus avances tecnológicos, el Imperio haya provocado las lluvias que a su vez provocaron los derrumbes que a su vez dejaron a ese pobre y doliente Estado totalmente aislado del resto del país.

La conspiración imperial es de tal calibre que mientras los diligentes alcaldes Bernal, en el Municipio Libertador (Caracas) y Rangel en el Municipio Sucre se lo pasan tapando los huecos que pululan en calles y avenidas; mercenarios contratados por el gobierno de EEUU los vuelven a abrir. Lo que unos hacen en el día esos malvados lo destruyen en las noches. Así es el carnaval venezolano; los de Río,
Salvador de Bahía, Niza, Venecia y otros no menos famosos duran cuatro días, el de aquí es
eterno porque ésta es la morada del Rey Momo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba