Opinión Nacional

La culpa no es de la moto

Las motos no son sino una medio para trasportarse. Lo fueron las carretas, los caballos, los trenes, los carros, el avión ,la patineta y para usted de contar. La tragedia anárquica que vivimos los venezolanos tiene múltiples orígenes y uno de ellos esta relacionado con en el tema de la ética, la moral, la educación. Justo antes de sentarme a escribir esta nota conducía en la Av. Sucre cerca de Miraflores, el mismo día que los motorizados protestan por sus derechos y para mi asombro ante dos jóvenes policías nacionales, unos cuatro motorizados manejaban sus motos en sentido contrario de la avenida sin que a estos oficiales policiales se les ocurrirá siquiera tocar el pito. Ven el incumplimiento de las normas con indiferencia. Esa ya es una tragedia que se observa en múltiples situaciones. Nuestros cuerpos policiales no son mas exigentes y ejemplarizantes como le corresponde a la autoridad . Tampoco ellos la ven en sus superiores . El problema no es como se transporta un sector de la población es la manera violenta de conducir y como incumplen las normas.

Se desgasta un país cuando esos valores son escasos, cuando pareciera ya que forman parte de una minoría, de un grupo privilegiado. La educación en el trato a los demás, el respeto a los mayores, a la autoridad y a nuestros superiores por los azares de la vida parecieran del pasado. Recuerdo como respete y admire al sargento Pablo, jefe de la policía de un pequeño pueblo andino, Palmira, en el que habite por circunstancias de la vida por allá en los años de mi niñez. Siempre vi a Don Pablo como una autoridad a quien había que reconocerle su alta responsabilidad. Para un niño el policía del pueblo era una alta autoridad. Lo era el maestro, el sacerdote, nuestros padres eran la primera autoridad.

Hemos perdido para darle paso al facilísimo en el trato y la conducta hacia los demás. Pareciera que nos acostumbramos a la corrupción como practica, la inmoralidad como fortaleza de unos y la tolerancia de otros, especialmente a la que nos sometemos en la cotidianidad cuando debemos convivir con ella y hacernos los indiferentes cuando no nos agrede directamente.

Recuerdo con orgullo como nos parábamos del puesto cuando llegaba el maestro, cuando le cedíamos el asiento a una anciana en el autobús, cuando escuchábamos con atención a los mayores. Repaso cuando recién ingresado a la universidad por haberle pedido la palabra al profesor y al cedérmela haberme puesto de pie no tardo uno de mis compañeros de tildarme de reaccionario y pequeño burgués. Solo con el tiempo entendí su filosofía en cuanto a la relación entre una cosa y la otra. Como me diría un buen amigo ,Alfredo Michelena, el problema de fondo para tu compañero era que cediste y no resististe la humillación que supuestamente producía ser cortés.

No importa cuanto pongamos en el papel si quienes incumplen las leyes y tienen que hacer cumplirlas se encuentran el espacio de la complicidad de las conductas sin ética.

La vida se centra en algo relativamente fácil que permite concentrarnos en entender lo que es bueno y lo que es malo. Lo correcto y lo incorrecto, lo justo y lo injusto, entre el ser y él deber ser. Cierto es que no existen dosis de moral y de ética, no se puede tener un poco, algo o mucho. Si la dosis del bien sé impregnara en los niños y la juventud con suficiente antelación muchos de los delincuentes del futuro pensarían dos veces antes de tomar lo ajeno o apretar el gatillo.

Al fin y al cabo la ecuación es relativamente simple. Hay cosas que están bien hechas y otras no. Hay conductas correctas y otras que no. Hay actitudes en la vida que van mas allá de satisfacer nuestro ego y se convierten en patrimonio de quienes nos rodean. Los individuos siempre sabemos al tomar una acción lo que esta mal y lo que no esta. Ese si es un don que poseemos.

Regresando a los motorizados, entonces el problema no es la moto sino como ellos se comportan y la falta de autoridad que haga cumplir la norma y que sancione la falta. Cuando eso se haga sentir pensaran dos veces antes de actuar indebidamente. Entonces convivirán civilizadamente todos los medios de transporte.

@bernalette1

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba