Opinión Nacional

La democracia y cuando sus propios dirigentes dejan de creerle

Tal descreimiento lo estimamos superable pasado el derrumbe de la partidocracia y con los 9 años bajo tutela del régimen CHÁVEZ-FARC. La realidad ha sido otra.

Cuando nuestra dirigencia demócrata no tuvo más remedio que optar por la vía electoral visto que las restantes en la Constitución superaron en mucho su capacidad política, no pocos creímos ver llegada la etapa de una reivindicación.

Si algo de bueno tuvo la democracia representativa, era su ritualismo electoral, escenario donde el régimen CHÁVEZ-FARC debía quedar sometido ante la experiencia decimonónica de nuevo en su ambiente natural. Más ocurre, que esta nuestra dirigencia solo resulta eficiente ante pueblos ¨desprevenidos¨, porque ante abusadores de igual tamaño, ¨perdemos¨ o en su defecto negocian hasta lo indebido.

Es que cuando ganan, también aceptan que el derrotado imponga condiciones caso 2D, ¿Que nos espera con ellos el 23N? Al efecto, nada sorprendería. Merecemos algo mejor, supongo que sí, en la medida que desconozco razón alguna para distinta vivencia. De hecho, el pensar en ello, lo ratifica.

Simplemente continuamos errando con nuestra dirigencia demócrata, pero ello es perfectamente corregible. Una dirigencia demócrata, incrédula ante el poder de la democracia como sistema político, no merece llamarse tal. De hecho, tan responsables como el régimen CHÁVEZ-FARC, sostenido en lo fundamental por esa misma inopia.

No solo en materia electoral resulta evidente lo anti-democrático y anti-popular de nuestra dirigencia. Que luego de 9 años, continúen siendo incapaces de plantear una alternativa económica al actual esquema pro-esclavista del socialismo del siglo XXI, más allá del populismo que nos condujo al presente caos, desdice en mucho respecto a nuestra asertividad como pueblo, ¨por ahora¨.

En tal sentido, apenas el partido PODEMOS, (tan confiables como un romance adolescente) por alguna extraña razón se ¨atrevió¨ con un planteamiento que por su sensatez constituye lo más revolucionario en esta Venezuela del siglo XXI: ¨El pago de deudas sociales por parte del Estado Nacional, ha ser entregado y depositado en dólares¨, habida cuenta la devaluación derivada de la fragilidad de nuestro bolívar.

Desde la ¨Alternativa para el Cambio¨ firmada el 23 de enero del año en curso, en lugar de hacer uso del instrumento político más eficaz de las democracias ante las dictaduras, como lo constituye el voto libre y consciente, método propicio para seleccionar candidaturas demócratas unitaria, nuestra dirigencia opta por la dudosa cartilla del ¨consenso partidista¨ a espaldas del pueblo, y el aún menos confiable expediente de las encuestas, cuando bien podríamos brindar la mejor lección democrática a los ojos del régimen CHÁVEZ-FARC, que le termine de arrancar su ya escaso apoyo popular .

¨El costo de unas primarias puede ser muy elevado en términos de dinero, de tiempo y de desgaste de los candidatos¨, leí recién a un experto precisamente en encuestas, como razones para decantarse por ellas en referencia al método para seleccionar candidaturas demócratas. De seguro argumentos similares fueron enarbolados en su oportunidad por quienes preferían las ¨aclamaciones del pueblo¨ o mejor, a los ¨gendarmes necesarios¨ en lugar de ¨bochinches¨ electorales.

En fin, lo bueno de creer en las mayorías es que en cualquier momento estas se hacen respetar y para ello nada mejor que el tiempo y la constancia. ORA Y LABORA.

[email protected]

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba