Opinión Nacional

La dictadura mediática de Chávez

Quien dude de la vocación totalitaria de Chávez anote este dato: en más de ocho años de disfrute del poder, ha encadenado las televisoras y radios del país un promedio de dos horas diarias. En el momento en que escribo estas líneas ha vuelto a ordenar una cadena, a pesar de que el tema de los últimos días en la prensa venezolana es la libertad de expresión. Quien no tiene servicio de TV por cable se ve obligado a verlo o a apagar el aparato.

Chávez encadena por enésima vez al país. Para repetir su justificación del zarpazo a una televisora independiente confisca las señales de todos los canales de televisión y de todas las radioemisoras venezolanas. Para alabar su censura, su atentado a la libertad, cierra a todos los medios de comunicación, momentáneamente.

El presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, Ricardo Alarcón, en declaraciones a CNN, dijo que Chávez sería incapaz de hacer lo que propone el Presidente de Honduras: encadenar a las televisoras de su país por algunos minutos para transmitir propaganda gubernamental. Pues, Alarcón miente descaradamente, él sabe que aquí en Venezuela Chávez abusa de la disposición legal que permite la transmisión en cadena de sus discursos.

Esa es la verdadera dictadura mediática. No aquella de la que hablaban los adulantes de Chávez. Éstos decían que las emisoras privadas mantenían una dictadura que manipulaba la audiencia con su “ideología proimperialista y antirevolucionaria”.

Hoy, el régimen chavista controla directamente cuatro televisoras nacionales (VTV, ViveTV, ANTV y TVES). También creó una televisora internacional, TeleSur, que tiene como tarea principal escarnecer a los gobernantes latinoamericanos que no se han alineado con el chavismo. (Ya sea porque la chequera bolivariana no ha llegado o ha sido insuficiente para encarrilar a los gobiernos “hermanos”, o porque algunas actividades del chavismo impiden que los vecinos se acoplen).

Algunos canales privados se han autocensurado. La segunda cadena en importancia (después de RCTV), Venevisión, despidió a Napoleón Bravo, periodista y productor de un programa muy crítico del gobierno. También eliminó los programas de opinión nocturnos y los que permanecen están llenos de personeros chavistas que responden preguntas cómodas de los descafeinados periodistas. Su política editorial ha cambiado tanto, que sus artistas no han podido solidarizarse en su pantalla por la situación de sus colegas de RCTV. Después de la presión de los televidentes, Venevisión ha informado muy tímidamente sobre las protestas por la libertad de expresión.

El caso de Venevisión es muy relevante porque su dueño, Gustavo Cisneros, era opositor al gobierno de Chávez. Participó en las gestiones ante la OEA y demás organismos para proteger los derechos humanos en Venezuela ante las amenazas y acciones del régimen. Después que este “empresario global” se reunió en 2004 con el expresidente Carter y Chávez, la línea editorial de Venevisión cambió drásticamente. Ahora este es un canal proto-chavista. Y Cisneros, que Chávez tildaba de jefe de la conspiración “antirevolucionaria”, es considerado hoy como amigo del régimen.

El otro canal privado de cobertura nacional en señal abierta es Televén. Su dueño, Omar Camero, también ha ordenado cambios en la línea editorial de sus noticieros y programas de opinión. Conductores y periodistas de prestigio como Marta Colomina y César Miguel Rondón han sido expulsados del canal por su antagonismo con el proceso chavero. Si bien Televén no llega a los extremos de Venevisión en la cabriola, mantiene una aparente neutralidad informativa que de lejos se puede ver como producto de la autocensura.

Otros pequeños canales privados han sido comprados por empresarios comprometidos con el régimen. No tienen mucha repercusión en las mediciones de audiencia pero son reflejo de la vocación totalitaria del chavismo.

En Venezuela el servicio de televisión por cable llega a un poco menos del 25% de los hogares. En la mayoría del territorio, quienes sólo tienen televisión por señal abierta deben conformarse con canales del gobierno o canales que no critican al gobierno sino en cuestiones puntuales. (Globovisión –la otra cadena privada crítica del gobierno- puede verse en señal abierta en Caracas y otras ciudades del centro del país).

De las estaciones de televisión, RCTV es la más antigua, la de mayor cobertura y la de máxima audiencia en Venezuela. Al no poder controlarla, Chávez decidió cerrarla.

Quien dude de la ilegalidad de la medida tomada por Chávez, sólo tiene que oír sus palabras: “La única manera de que RCTV siga transmitiendo es que yo ya no sea Presidente el 28 de mayo de 2007”. Lo dice quien ocupa la jefatura del Estado, vestido de militar y acompañado del Ejército. El mensaje fue oído y la orden acatada.

Se demostró, una vez más, la ausencia de independencia de los poderes públicos. El Tribunal Supremo de Justicia desoyó los alegatos de RCTV al no tomar medidas cautelares para resguardar sus derechos. Decretó una medida inconstitucional al secuestrar “temporalmente” los equipos de transmisión de RCTV para que los use la nueva emisora gubernamental TVES.

Chávez acusa a los directivos de RCTV de golpistas, pero nunca los ha llevado a los tribunales. El Fiscal General, antiguo vicepresidente del gobierno chavista, tampoco ha intentado alguna acción contra Marcel Granier o Eladio Lares, principales gerentes del canal cerrado. De manera que ha sido clausurado un canal de televisión sin mediar ningún juicio. Ha prevalecido el capricho del caudillo. (Y, como sabemos, estas actitudes generan –aquí y en otras latitudes – entusiasmo en la izquierda fascista, seguidora de Fidel Castro).

Quien sí ha sido orgulloso golpista sigue hablando. Ya lleva más de hora y media insultando y amenazando. Acaba de decir: “Una concesión puede acabar antes de tiempo”. Otra posible razón para la autocensura de los medios independientes.

[email protected]

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba