Opinión Nacional

La droga en TV

En 1999, cuando se inició la etapa fascista del proyecto político de Su Majestad Imperial, todas las televisoras privadas eran independientes; vale decir, abiertas a todos los partidos y tendencias políticos. Para 2007, cuando ha comenzado la etapa castro-comunista, segunda y última del régimen, todas las televisoras privadas que aún quedan, están cerradas a los partidos y personalidades de oposición, con excepción de RCTV y Globovisión, con la particularidad de que éstas últimas, las únicas accesibles a la crítica política, discriminan a la oposición auténtica, privilegiando a la oposición comparsa, oficialista o colaboracionista, como se la quiera llamar, que le sirve al régimen de justificación para decir que existe libertad de expresión e información en la TV. Desde luego existe para ellos. Los demás hemos sido condenados a las catacumbas. (Excluimos de estas afirmaciones a Meridiano TV por ser una televisora dedicada únicamente a los deportes).

Mientras esto ocurre con las televisoras privadas, Su Majestad Imperial convirtió a VTV en el departamento televisivo de su partido, dedicándola durante las 24 horas del día a la propaganda política y el adoctrinamiento ideológico en el castro-comunismo. Luego inventó una copia al carbón que denomina VIVE, por la cual desfilan todos los franelas rojas para hacer lo mismo: ensalzar al Comandante, a Cuba, a Fidel, el socialismo del siglo XXI, y recitar la cartilla elemental de marxismo preparada para los retardados mentales y analfabetos funcionales, de los cuales hay más de los que uno suponía. Es un casette mental, que le meten a los suyos como un chip en el cerebro, el cual incluye denuestos contra Bush, contra los escuálidos, contra los librepensadores y contra todo aquél que disienta. Hacen honor al son de Carlos Puebla: al que asome la cabeza/ duro con él/ Fidel. Así es, al que asome la cabeza lo decapitan con insultos y descalificaciones.

Haciendo gala de su independencia la Asamblea Nacional creó una televisora, no para debatir los proyectos de ley entre partidarios y adversarios, ni para orientar al pueblo sobre el contenido de las nuevas leyes, sino para jalarle mecate al Comandante en Jefe (lo dicen así con esa bocota) y para cantar la misma canción: viva Cuba, viva Fidel, viva Chávez, viva el socialismo del siglo XXI, muera Bush, mueran los escuálidos, y demás yerbas aromáticas.

No conforme con eso Su Majestad Imperial creó otro canal destinado a las colonias de su imperio. Allí hablan de lo mismo: Fidel, Cuba, mi Comandante, el socialismo, el diablo Bush, dale palo a esos escuálidos ridículos. Le agregan documentales sobre el heroísmo de los guerrilleros, el martirio del Ché, y sobre todo ese panteón de inmortales que se han inventado los comunistas para engañar a incautos y descarriados.

No les bastó. Compraron PUMA y CMT. ¿Para qué? Para lo mismo. Para machacarle a uno mañana, tarde y noche la cantaleta kindergarterina que se aprendieron en unos cursos intensivos en La Habana, Camagüey o Pinar del Río. De allá sólo trajeron eso. Van a Cuba a intoxicarse de imbecilidades. Y digo imbecilidades, porque si no fuera así aceptarían debatir todos los días con quienes discrepamos de su doctrina y disentimos de su obra. No, jamás debaten. Ellos insultan y descalifican, pero no debaten porque en el cerebro sólo tienen basura para consumo de los retardados mentales y analfabetos funcionales, a los que convierten en sus drogadictos dependientes. Los drogan con esas imbecilidades, tanto así que sus pobres víctimas andan siempre como en un viaje con las neuronas destruidas repitiendo como loros.

La mayor dosis del maldito estupefaciente (sí, porque es un narcótico que hace perder la sensibilidad humana y social) se las inyecta Su Majestad Imperial. Les empuja no menos de cinco horas de viaje con puro polvo cada vez que habla. Parece un hechicero indio con su maraquita y esparciendo polvos para drogar a los batallones y ponerlos a danzar (Uh, ah, Chávez no se va) antes de lanzarlos a la guerra, que no es de plomo sino de pura lengua. En cada viaje los deja extenuados, patitiesos, tanto que ríen como bobos babeándose y aplauden como gafos dando saltitos en la silla. No es para menos con esa sobredosis de hablachentería cualquiera vuela.

Esta es la bellísima, modernísima y democratísima televisión venezolana.

FRASE:
Para 2007, cuando ha comenzado la etapa castro-comunista, todas las televisoras privadas que aún quedan, están cerradas a los partidos y personalidades de oposición, con excepción de RCTV y Globovisión, con la particularidad de que éstas últimas discriminan a la oposición auténtica, privilegiando a la oposición comparsa, oficialista o colaboracionista.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba