Opinión Nacional

La emoción: De qué lado está

¿De qué lado está la emoción de la campaña? Es una de las preguntas que normalmente nos realizamos quienes somos fanáticos de los procesos políticos y de la reflexión analítica de los eventos comiciales, y también es una de las inquietudes que mueven a los asesores de campaña.

¿Quién posee la alegría y la esperanza de los electores? ¿Quién en verdad está moviendo a la gente, más allá del traslado de los simpatizantes del candidato o de los partidos que lo apoyan? ¿Quién al pasar por una calle no sólo es recibido sino que impulsa a la gente a seguir con él caminando?… La respuesta a estas preguntas te indicará quien va arriba en la elección.

Cuando la emoción está de tu parte entonces ¡tranquilo! Estás haciendo las cosas bien o algo te está saliendo bien, tal vez sea el discurso político, la imagen del candidato, las propuestas, los apoyos, cualquier cosa puede ser o la unión de todas estas, lo cierto es que vas bien.

Al tener la emoción de los electores solo te resta una cosa: Mantenerla hasta el día de las elecciones.

Si pasa lo contrario y la emoción de la campaña se encuentra en el bando contrario entonces ¡Tranquilo! Todo en esta vida tiene solución.

Como asesor, jefe de campaña, analista o integrante del comando del candidato, tienes que detenerte y revisar la estrategia y las tácticas empleadas, tienes que hacer una revisión de lo que estás haciendo y cómo lo estás haciendo.

Aquí debemos aclarar que una cosa es la intención de voto que te dan las encuestas y otra muy distinta es la emoción que se respira en la calle, muy ocasionalmente estos dos factores van tomados de la mano, sin embargo existen ejemplos que te demuestran lo contrario.

Ha ocurrido que un candidato no está despertando emoción y va de primero en las encuestas, esto puede indicar que:

1-. Está disminuyendo su aceptación y apoyo en las bases.

2-. Su respaldo electoral es más racional que emocional.

3-. Su personalidad no inspira emoción lo que es contagiado a sus bases electorales.

En las elecciones en Venezuela del 7 de octubre del 2012 es una demostración de ello, Henrique Capriles llegó un momento que tomó o dominó la emoción en la calle, los opositores a Hugo Chávez se sentían mayoría, era una sensación multiplicadora, en cambio hasta el mismo día de las elecciones había escepticismo en el bando de Hugo Chávez, aunque ninguna encuesta daba vencedor a Capriles él tenía la calle y la emoción de ésta consigo.

Tener la emoción no basta para ganar, sin embargo ayuda mucho para conquistar la meta esperada: La mayoría de los votos.

Si la emoción está de tu parte aprovéchala, no dejes que se esfume, avívala entre los electores, porque te será muy útil. Si no está de tu parte, analiza las causas y toma los correctivos necesarios.

Twitter: @jdsolorzano

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba