Opinión Nacional

La enfermedad del actor

Mucho se ha dicho sobre la enfermedad del actor y Teniente Coronel. Que sí está enfermo dicen unos, que se trata de un montaje para recuperar popularidad, dicen otros. Nada hemos escrito sobre esto. Hoy  vamos a dar nuestra opinión.


La no expedición de un parte médico profesional fue un grave error  que dió origen a toda la especulación que siguió. Ni Fidel ni Hugo son profesionales de la medicina sino “actores mediáticos” nada confiables y como tales manejaron a su antojo la necesidad de información.


Obviamente que este manejo errado de la enfermedad abrió el campo para las interpretaciones más contradictorias pero si se ocultó la verdad fue por que la verdad era inconveniente tanto para el régimen venezolano como para el régimen cubano que vive del primero. Por otra parte la confesión del Teniente, después de regresar la primera vez de la Habana cuando lamentó no haberse chequeado antes, fue una confesión explícita de que el cáncer había avanzado mas de lo conveniente, o sea, que la situación era seria porque la enfermedad había ganado  terreno. La compañía de sus hijas cuando viajaba a la Habana con  las naturales expresiones de afecto y  la falta de una parte médico oficial, como  hicieron Lula Da Silva y Cristina Fernández en sus casos, confirman la gravedad. Verdad que se oculta…mala señal.


La deformación física visible desde la televisora oficial, consecuencia del tratamiento al que está siendo sometido, confirma que es seria la situación de salud que padece el Teniente  así como también el que se hable en medios oficiales sobre un posible sucesor, hay varios aspirantes al cargo,  solo tendría sentido si estuviéramos en una democracia pero no en una autocracia donde el candidato aspira a reelegirse indefinidamente en el poder con la única excepción de que la salud no se lo permita. Este análisis objetivo nos lleva a concluir que todo el misterio que se ha mantenido sobre la enfermedad y su manejo nada  profesional es la mejor prueba de que la situación es bien seria y por eso prefieren  que no se conozca.


Queda por analizar  la alternativa de que se trate de un show mas, a los que nos tiene acostumbrado, para recuperar la popularidad perdida. No participamos de esta interpretación porque un engaño de este calibre sería políticamente  negativo y electoralmente   un arma que se volvería en contra del candidato oficial pues el pueblo  se sentiría burlado y engañado. Un remedio peor que la enfermedad. Una estupidez que solo se explica por desesperación.


Finalmente  la visita al Cristo de La Grita, cuando regresó de Cuba, y después  a la Virgen de Coromoto pidiendo por su salud alguien  que no es un practicante   religioso revela que si invoca  la ayuda  de Dios es porque su sanación está mas allá de la ciencia médica y  requiere la ayuda divina. Conclusión: la enfermedad es grave y su curación, que deseamos,  no es fácil.  Esto  explica  la reciente  movida de fichas por el temor a  perder en Octubre  las elecciones.

Profesor de Instituciones

Políticas de la U.C.A.B.

Correo: 

 

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba