Opinión Nacional

La erupción.

La aplicación del socialismo del siglo XXI en Venezuela sigue causando erupciones y por lo tanto comezón social e institucional. En la Fuerza Armada Nacional el Presidente se raspó a todo el Alto Mando, incluyendo al comandante de la Armada, el vicealmirante Benigno Calvo Díaz que tenía apenas seis meses en el cargo. No se podía ser mas socialista que esos altos oficiales, que aceptaron e impusieron al resto de la Fuerza Armada la consigna política «Patria Socialismo o Muerte», pero lo que obtuvieron fue su muerte civil, que es lo que le pasa a los militares criollos cuando se retiran. Ahora va a estar de moda el ejército de la Reserva y el patanelsuelismo recalcado por el nuevo ministro de la Defensa, general Gustavo Rangel Briceño en su discurso, no el bushido y menos el socialismo democrático en el que insistió el ministro saliente, el general Raúl Baduel. ¡Que peligro¡, tan democrático y tan al ladito del Presidente, que lo que quiere es la reelección continua.

En Pdvsa, los obreros rojo rojitos se jactan de haber sido los esquiroles del paro petrolero de 2002 pero hoy son lo suficientemente incómodos para amenazar a la alta gerencia y cometer el mismo pecado de la oposición, hacerle un paro al gobierno. Ya la cosa va por una toma de Caracas la semana que viene. Los obreros de Sincor se cansaron de viajar de Maracaibo a la capital para pedirle citas a su gerencia socialista de recursos inhumanos y el resultado ha sido cero. Por eso, las abuelas maracuchas madres de los despedidos, amenazaron con amarrarse en plena vía para protestar. Los petroleros del bajo perraje saben que si pelan este empleo, entran en otro cementerio civil: el de los ex pedevesos que nadie quiere ni puede recontratar.

Una Organización Civil de Vivienda, creada por el gobierno para que la gente se autoconstruya su casa, ya que ningún ministro ha logrado levantar 200 000 casas anuales – que es el déficit multiplicado por 8 años que tiene el gobierno- manifiesta en las calles de Maracay porque de los 5, 5 billones de bolívares que les han asignado solo llegó la mitad. Las obras que permitirían que levantaran sus casas en Guasimal, no comenzarán nunca a ese ritmo. Quieren que los parlamentarios locales los ayuden y hablen con el gobierno para que les den la plata prometida. Pero no se han dado cuenta de que el gobierno no quiere oir hablar de los males que se lo están comiendo; la imposición del pensamiento único, el apartheid y la corrupción. Para no hablar del fascismo, que con su cara más fea e inhumana despide de sus trabajos a los familiares de quiénes protestan abiertamente, amenaza de muerte publicando una foto con un tiro en la frente en La Hojilla de quiénes considera sus enemigos, detiene a quiénes piden libertad en los estadios de fútbol con las manos pintadas de blanco, o viola los derechos humanos de los hijos de los periodistas opositores como en el caso del de Roger Santodomingo. Creo que serían felices cosiéndonos un letrero que diga «Escuálidos» en la ropa, como los nazis hicieron con los judíos, obligándolos a llevar estrellas de David en los brazos y en el pecho.

Todos estos métodos, que no sólo caracterizan al socialismo propuesto por el Presidente de la República en Venezuela, sino a prácticamente a todos los gobiernos que han protagonizado el socialismo real, como el de Fidel Castro, Robert Mugabe, Ceaucescu, los regímenes soviéticos pre muro, etc , etc, están produciendo reacciones,
algunas inesperadamente largas y fuertes como la que se produjo con el cierre de Radio Caracas TV o como la que empieza a brotar con la defensa de la autonomía universitaria. Otras más pequeñas pero igualmente virulentas, con la cantidad de periodistas, militares, curas, estudiantes, empleados petroleros y otra gente del común que han optado por la resistencia personal. Por eso es que el gobierno busca a toda prisa un antialérgico que permita al país soportar la reacción . ¿Lo encontrará o no lo encontrará? Lea el próximo capítulo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba