Opinión Nacional

La estrategia opositora

Se los he dicho con anterioridad: La lucha será larga. Hugo Chávez y el gobierno bolivariano tienen mucho dinero y no lo administran tan mal como cree la oposición. Lo usan igual que en tiempos pasados: Para convencer a las mayorías.

Lo más grave es que la oposición cree ser mayoría y no admite que el gobierno le haya ganado todos los comicios en buena lid. De que esa oposición sea minoría es fácilmente explicable. Veamos el espectro opositor: Oswaldo Álvarez Paz, Enrique Salas Römer, Julio Borges, son todos socialcristianos y aquí esa ideología nunca fue mayoría ni lo será. Es, sin embargo, una minoría elitista y muy educada, que ahora aboga por la democracia representativa, porque durante el puntofijismo se dio un tipo de gobierno por consenso que le permitió a esa minoría gobernar por mampuesto. Para gobernar por consenso, se requiere hacer lo que diga la minoría. Si no, no habrá consenso posible. Ahora no, ahora gobierna la mayoría y eso es lo que resienten. A los otros, Miguel Rodríguez, Roberto Smith, Teodoro Petkof, se los identifica con el puntofijismo, unos con Carlos Andrés, el otro con Caldera. Queda María Corina Machado y Súmate, si se politiza. Es la única que tendría alguna oportunidad. Podría aglutinar a los “ni-ni” y transformarse en opción más adelante.

El país, en las circunstancias actuales, no tiene salida.. La ideología liberal capitalista permitió el progreso material. Ese progreso material hizo posible uno espiritual para las mayorías nunca visto antes en la historia de la humanidad. En Venezuela, la ideología liberal no cala. Tanto los chavistas como los socialcristianos son opuestos al capitalismo. Estamos igual que hace un siglo. No aprendimos nada en el XX.

Las últimas encuestas

De acuerdo con Alfredo Keller, Hugo Chávez gozaba para diciembre del año pasado de un 52 por ciento de simpatías entre los electores venezolanos. La encuesta de Datanálisis sitúa el nivel de los “ni-ni” en 46 por ciento. 10 por ciento de los neutrales ha migrado hacia el chavismo, porque cree en las misiones. Otro 10 por ciento de la antigua oposición dura se ha ido al campo neutral, porque no está de acuerdo con los líderes opositores. Si esto es así, aquí la oposición tiene mucho, muchísimo por hacer. Lo primero, buscarse un programa enteramente distinto al de Hugo Chávez y su Movimiento V República. ¿Por qué creen ustedes que el porcentaje de “ni-ni” es tan alto? Porque ellos no quieren nada con el gobierno socialista o con la oposición. Esta oposición es casi igual que el gobierno. Es solidaria, cree en la llamada justicia social, en la demagogia. Nada, con los deberes ciudadanos, ni con el capitalismo neoliberal salvaje y ese 46 por ciento de “ni-ni” está conformado por gente de la clase media para quienes los principios de la democracia representativa y el capitalismo “neoliberal y salvaje” son los únicos medios de alcanzar un desarrollo que vaya dejando atrás la pobreza de siglos. Lo segundo, lanzarse a la calle, a subir cerro, al igual que lo hizo el teniente coronel en 1998. Lo tercero, convencerse de que, por el momento, la oposición es minoría; que el gobierno cuenta con todos los resortes del poder, entre ellos mucho dinero y el descrédito de los partidos del puntofijismo.

(*): Santiago Ochoa Antich es diplomático de carrera, politólogo, periodista y miembro de Debate Ciudadano. Fue Embajador de Venezuela en Austria, Canadá, Jamaica, Paraguay, San Vicente y las Granadinas, El Salvador y Barbados.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba