Opinión Nacional

La ética comunicacional revolucionaria

“Daría mi vida por tu derecho a opinar…” – MCV
I
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela afirma que todos tienen el derecho de expresarse, por cualquier medio haciendo uso, para ello de cualquier medio de comunicación y difusión sin que pueda establecerse censura; agrega, además, que “la comunicación es libre y plural y que todos tenemos derecho a la información oportuna, veraz e imparcial”.

II
La comunicación social está comprometida, ante la sociedad y no ante los gobernantes, de ser mensajeros de la verdad y de la justicia; eso es lo que llamamos ética comunicacional. Al informar para formar, los medios deben tener en cuenta de que la formación no debe ser ideológica sino que neutral; es decir, se transmite la verdad de los hechos. Por ejemplo, si un sector de la población fue afectada por la crecida de una lago, perdió sus casas y enseres, y el gobierno se comprometió en un plazo dado a solucionarles el problema, de acuerdo con la Constitución, (“proveer vivienda digna a todos los ciudadanos”), y no lo hizo, y los afectados recurren a un programa de TV o Radio, o a un periódico a exponer su caso, y este medio lo da a conocer a la opinión pública y al gobierno, obviamente este medio está cumpliendo con el código de ética comunicacional y, por lo tanto, no puede ser acusado, como lo ha hecho el gobierno venezolano con muchos medios, de provocador, antiético, golpista, etc. Al respecto, el teólogo M. Vidal plantea que “Es necesario que la comunicación difunda los hechos a partir de la verdad, esto es, que de una imagen verdadera de las cosas”. Pero, agrega, también, que los comunicadores no deben ni manipular ni dejarse manipular, hecho que se ve continuamente, por ejemplo, en programas de las TV, radios y periódicos, estatales venezolanos y en Telesur, que también es una estación venezolana con carácter internacional, en donde, por ejemplo, se tergiversa tanto la noticia que habría que creer que Sadam Hussein es un Santo de la revolución, así como el asesino Manuel Noriega, ex dictador de Panamá.

Así como el comunicador no debe permitir que grupos religiosos, políticos o económicos quieran imponer “su verdad” , en especial en las masas indefensas e ignorantes, tampoco deben dejarse manipular por los gobiernos para hacer lo mismo.

III
En Venezuela han sido muchos los periodistas agredidos, perseguidos y hasta asesinados por el régimen o sus partidarios. Según la IFEX -Intercambio Internacional por la Libertad de Expresión – y otras instituciones como la SIP – Sociedad Interamericana de Prensa, en Venezuela los siguientes periodistas estarían en peligro:
• Ibéyise Pacheco, pública una columna, en El Nacional, identificada “Artillería de Oficio”. Demandada por el ciudadano Ángel Bellorín, quien le estableció querella por presunta difamación.

• El caso de Gustavo Azocar Alcalá, se ventila en el Táchira, por presunto cobro indebido de pautas publicitarias no transmitidas y desacato a las citaciones del tribunal.

• Marianella Salazar, publica una columna en El Nacional -“En Confianza”- demandada por presunto falso testimonio.

• Napoleón Bravo, por gestión del Tribunal Supremo de Justicia se le imputa presunto vilipendio, se le prohíbe la salida del país.

IV
Por otro lado, el agua que ha rebalsado el vaso ha sido la decisión tomada por el propio presidente Hugo Chávez, de quitarle la concesión a Radio Caracas TV – RCTV, planta televisora que inició sus actividades hace más de 50 años y que ha sido formadora de artistas, técnicos y profesionales. Más de 16 mil personas han pasado por sus aulas y actualmente su staff lo constituyen unos 3 mil trabajadores, los cuales quedarían, obviamente en la calle al dejar de funcionar el canal.

Al respecto es bueno definir el concepto concesión, el cual fue definido en su juramentación el día 8 de enero 2007 por el nuevo vicepresidente de la República, el psiquiatra Jorge Rodríguez, quien manifestó que en el caso de la radiodifusión por medio de radio o TV el diccionario planteaba que era potestad del gobierno quitarlas u otorgarlas. Sin embargo, concesión, según el DRAE significa, entre otras acepciones “otorgamiento gubernativo a favor de particulares o de empresas, bien sea para apropiaciones, disfrutes o aprovechamientos privados en el dominio público, según acontece en minas, aguas o montes, bien para construir o explotar obras públicas, o bien para ordenar, sustentar o aprovechar servicios de la administración general o local”. Como se aprecia, en ningún lugar se refiere a los aspectos radioeléctricos.

Ante estas amenazas, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien fue elegido gracias al lobby que hizo Venezuela en la OEA y es considerado amigo de Hugo Chávez, miembro del ala izquierdista (marxista) del Partido Socialista de Chile, manifestó su esperanza de que el presidente Hugo Chávez revise la decisión de no renovar la concesión del espectro radioeléctrico a Radio Caracas Televisión.

V
Insulza manifestó estar preocupado por la medida y pidió al gobierno tomar en cuenta las repercusiones políticas que la misma podría acarrear.

“El cierre de un medio de comunicación masivo es un hecho muy poco común en la historia de nuestro continente, y no tiene precedentes en las últimas décadas de democracia”, dice Insulza en su declaración Pública, la cual ha acarreado insultos tanto del Canciller Venezolano, como del nuevo Vicepresidente, señor Rodríguez y del propio presidente Chávez.

Insulza, no quiso entrar en consideraciones legales sobre la decisión de Chávez ya que estima que es “una materia propia del ordenamiento jurídico interno de cada Estado”, y señaló que la medida administrativa de cierre pareciera una forma de censura contra la libertad de expresión y, a la vez se transforma en una advertencia para las demás estaciones televisivas limitando -a su juicio- su acción por temor a correr con la misma suerte. En otras palabras, el Secretario General de la OEA tiene claro que con esta medida se acabaría la libertad de expresión en Venezuela.

Por otro lado, Insulza quien calificó como acusaciones severas, las hechas por el gobierno contra RCTV, al cual responsabiliza de apoyar al frustrado golpe militar de 2002, como de tener una sistemática política en contra del proceso democrático. Acotó que si RCTV cometió algún ilícito, el camino que corresponde es acusar a los presuntos autores ante la Justicia. Además llamó a los medios a seguir ejerciendo su función informativa de manera veraz, libre y objetiva, al servicio de los ciudadanos.

Insulza cree que la decisión del Ejecutivo va en contra del clima político generado a partir de las elecciones presidenciales cuando pareció que se abría un camino al diálogo y la concordancia.

El Presidente, Hugo Chávez, ratificó el día 8 de enero 2007, en su discurso de juramentación a sus nuevo tren ministerial, que la decisión de no renovar la concesión de RCTV era irrevocable y, de paso, rechazó los pronunciamientos de la Conferencia Episcopal Venezuela que ha pedido salvaguardar la libertad de prensa, y del Secretario General de la OEA, a quien calificó de «pendejo» por lo que calificó una «intromisión» en los asuntos internos venezolanos.

“El espacio radioeléctrico no está para insultar, para convocar al magnicidio o a la guerra civil, está para informar, comunicar instruir y entretener», agregó Jorge Rodríguez, como nuevo Vicepresidente y quien se burló del Secretario general de la OEA José Miguel Insulza.

Por su parte, el diputado del Partido Comunista de Venezuela, a nombre de su partido, el cual ha ingresado con mucha fuerza al nuevo tren ejecutivo del gobierno, David Velásquez, considera acertada la decisión del Ejecutivo de no renovar la concesión al canal de Quinta Crespo.

Explica que las leyes del Estado privilegian los intereses privados individuales por encima de los colectivos (tal es el caso de la vivienda) pero en ningún momento podrá favorecer a grupos económicos por encima de la sociedad.

VI
La Iglesia en desacuerdo con la censura. La vocería de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica, la más importante del país, manifestó con respecto al caso de RCTV, que “la democracia sufriría al empezar a cerrarse medios de comunicación”. E indicó que el “respeto a la libertad de expresión es garante de la democracia”.
En opinión de la Iglesia, es evidente, que “nuestra democracia gana si se dan señales claras de pleno respeto a la libertad de expresión”.
La posición de la iglesia, es que no se debe meter en el “debate sino le toca a las instancias sociales, nosotros creemos en la necesidad de respetar en la vigencia de los derechos humanos”, con respecto a las medidas a tomar sobre darle seguimiento o no a la concesión de RCTV.

No obstante, el clero, resaltó que se deben dar signos claros de los espacios de “dialogo, pues lo recomendable es que los medios no se sientan restringidos, sino que haya amonestaciones y que los medios cumplan con su deber, pero no cerrarlo”.
El Presidente Chávez le respondió indignado al clero. Le manifestó al cardenal Monseñor Urosa que no debería meterse en asuntos del Estado. Y también aprovechó de tildarlo de ignorante pues Urosa, habría planteado que era necesario que el Presidente explicara que era eso del Socialismo del Siglo XXI. Chávez dijo, Cardenal, “no sea ignorante. Lea Marx, estudie a Lenin y allí sabrá que es el socialismo”. De inmediato Chávez le ordenó a su nuevo ministro de Relaciones Interiores y Justicia, el capitán Pedro Carreño, que le enviara al Cardenal (y a la Iglesia), las obras completas de Marx y Lenin para que aprendieran socialismo, así como el Nuevo Testamento (¿)…

VII
El cierre de Radio Caracas Televisión no es solamente un aviso a los medios de comunicación venezolanos. Está claro que se quiere establecer un sistema comunicacional e informativo que obedezca solamente las directrices del gobierno. El prometido socialismo del siglo XXI trae, también otras novedades, como, por ejemplo, nuevas reglas para la banca, persecuciones políticas a quienes no estén de acuerdo, una nueva constitución que establezca una presidencia de pro vida para Chávez, disolución de las FuerzasArmadas nacionales para transformarlas en Fuerzas Armadas Revolucionarias con la incorporación de reservistas que actuarían por barrios y manzanas para poder controlar a los vecinos; expropiación de las industrias con excepción de las grandes industrias extranjeras metalmecánicas y petroleras, que son, en alguna manera, proveedoras de recursos monetarios tanto en divisas como en impuestos.

El gobierno se saldría con la suya, aumentaría sus medios de comunicación de tal manera que cuando tenga el monopolio informativo en sus manos, ya no habría necesidad de tanta diversidad y se establecería el periódico único, la TV única, la radio única y talvez, como en Cuba, se limitaría o prohibiría el Internet, como se hizo en Cuba.

Chávez, en su descarga al señor Insulza y al Cardenal Urosa, manifestó también que pediría a la Asamblea nacional una Ley con Poderes Especiales con el fin de estatizar los pozos petroleros de Oriente, las empresas de teléfonos (incluye Internet), y otras empresas. En otras palabras, Chávez está cumpliendo lo dicho durante ocho años y con el 30% de apoyo popular logrará legitimar un sistema totalitario el cual él según cree es socialismo…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba