Opinión Nacional

La FAN deseada

Dos internautas, gentilmente nos preguntan sobre que lo que deseamos para la Fuerza Armada Nacional, a raíz de un artículo anterior en el que nos permitimos algunas observaciones a propósito del discurso presidencial en el acto de graduación de la nueva oficialidad al iniciarse el mes de julio del presente año. Uno de ellos, quien fuese mi alumno en Derecho Constitucional dos o tres años antes, me conmina a una respuesta pública, clara y directa, sin mayores disquisiciones jurídicas.

Pues bien, la respuesta es sencilla: cumplir con lo previsto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, lo que significa y significará reivindicar a la entidad armada como una institución del Estado Venezolano, absolutamente profesional y confiable. Nada más y nada menos que eso, porque los hombres y mujeres de la Fuerza Armada Nacional empuñan las armas que el pueblo venezolano les ha confiado y están al servicio de toda la Nación.

No abundaremos en torno a los problemas que padece la Fuerza Armada Nacional, pero es necesario consignar dos elementos de la más manera más objetiva o imparcial posible. Uno de ellos, la enorme responsabilidad que tiene el Comandante en Jefe, que lo es por su condición o carácter de Presidencia de la República, dándole el constituyente de 1999 una continuidad a lo que es una larga tradición histórico-constitucional en nuestro país. Siendo así, luce innecesario y hasta contraproducente que normas de inferior rango que la Constitución, como es la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional, pretendan conferirle un máximo grado en la escala militar, convirtiendo al Comandante en Jefe en una figura parecida a Capitán General, como lo establecen otras constituciones (por ejemplo, la boliviana). El otro elemento está en el principio de corresponsabilidad del Estado y de la sociedad civil en materia de seguridad y defensa de la nación, algo que todavía amerita de desarrollo. Por cierto, como parlamentario, muchas veces acudimos al IAEDEN para opinar en áreas comunes con la alta oficialidad de lustros atrás, con la prudencia y equilibrio que merecieron los temas. Por lo que ese principio de corresponsabilidad, en alguna medida, lo cumplimos modestamente así no figurase en la Carta Magna de 1961.

Deseamos una Fuerza Armada Nacional a la altura de los retos de la modernización del país, entregada profesionalmente a su delicada misión, sin partidización alguna. La democracia venezolana la necesita confiada en que esté al servicio de todos, sin parcializaciones. Espero haber respondido de la mejor manera posible.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba