Opinión Nacional

La fe

Se dice que “el poder de la fe mueve montañas” y “el poder del amor es el vencedor de todas las batallas”. ¿Pero será que los administradores del estado en nuestra nación poseen sólo amor al poder y una fe en el poder, ambos por si mismos?

Nuestra historia política ha demostrado como el amor y la fe han contribuido a la felici­dad de hombres y mujeres, y el poder a la más terrible miseria de nuestro pueblo, así como a la castración de generaciones ejecutada por Caldera en contra de lideres que él preparo para gobernar y que por sus ambiciones renegó de ellos mismos, estimulando a la crisis mas larga de poder que ha tenido nuestra Venezuela.

Hay un elemento común en el amor, la fe y el poder y es que podemos sentirlos, experimentarlos y percibirlos como actúan en los escenarios; pero siempre será el más grande acertijo en aquellos hombres con su particular intención de fondo, que dicen poseerla y adminístrala.

Ellos que son nuestros políticos, suelen ser como una hermosa serpiente que creemos que nos mira con sus enormes ojos, cuando en verdad lo que esta es saboreándonos.

El amor, la fe y el poder de nuestros gobernantes históricamente han sido causantes del gran estrago emocional, social, económico y hasta cultural del país. Un ejemplo es cuando nuestros políticos hablan de soberanía, esta no se puede demostrar cientí­ficamente, ya que todas las teorías de la soberanía pretenden justificar la obediencia al po­der y, el que posea el poder en nuestra nación la interpretara siempre como quiera.

De ahí que podamos decir que la cuestión de la importancia de una reelección infinita para el presidente y la negación de esta para el resto de elecciones populares, su veracidad o su falsedad no se plantea en el terreno de los hechos o de la observación objetiva, sino en el terreno de las creencias y de la fe, en el terreno metafísico pro­piamente dicho del presidente, ya que sus argumentos, para mi punto de vista, son exigiendo él un acto de fe, de que él es la causa y el efecto del poder y no el pueblo que lo eligió a él que posee ese mismo derecho de elegir y reelegir al que le de la gana por los mismos periodos que establezca la justicia y la reciprocidad democrática.

Este es el tema que marcara indiscutiblemente nuestra revolución… ojalá esta no se cercene a si misma.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba