Opinión Nacional

La fuga

“No hay mayor instigación al delito que la imbecibilidad” – MHCV

El Fiscal de la República manifestó con relación a la huida del Presidente de la CTV, Carlos Ortega y algunos militares, presos políticos, desde la Cárcel de Ramo Verde, que las palabras de apoyo brindadas por gran parte de los venezolanos y extranjeros (pues en otros países se celebró la huída del Presidente de la CTV), en Caracas, que «El artículo 285 del Código Penal establece la instigación genérica o indirecta como delito. En este supuesto se exige igualmente el requisito de la publicidad. La conducta puede estar determinada en tres sentidos: excitar a la desobediencia de las leyes, al odio de unos habitantes contra otros y hacer apología (discurso en defensa de personas que ponga en peligro la tranquilidad pública) de un hecho que la ley tipifica como delito».

Esto querría decir, de ser aplicada esta norma, que todo el tren ejecutivo del gobierno, desde el Presidente de la República, pasando por el nuevo Canciller, la Presidenta del Parlamento, etc., serían reos y reas del mismo delito por apoyar el terrorismo de la banda palestina de Hellzola en el Líbano y por apoyar el terrorismo, disfrazado de patriotismo a Al Kaeda, en el oriente medio.

Estos personeros, que están acostumbrados a actuar con una doble faz, no entienden que la ley o es para todos o es para nadie. No se puede gobernar, no se debe gobernar, no se puede aplicar, un sistema jurídico de acuerdo a nuestras necesidades, de acuerdo a nuestros criterios, ni de acuerdo a nuestras maneras de pensar o intereses particulares o grupales, si no es de manera justa. Es decir, para aplicar las leyes debemos considerar que estas actúan en justicia y no en venganza. Las leyes, son hechas para aplicar la justicia y esto significa que cierta habilidad ética debe ser considerada en su aplicación. La venganza no es ética porque favorece los intereses de una sola parte y no del total de la sociedad. Entonces, ¿de que justicia hablamos?
Si hay que aplicar la ley, de la manera que estima el señor Fiscal de la República, sería bueno que él reconsiderara la interpretación del significado de “excitar a la desobediencia de las leyes, al odio de unos habitantes contra otros y hacer apología” del delito. En otras palabras, sería bueno que revisaran sus discursos, que revisaran sus cadenas informativas y/o deformativas, que pensaran en lo que se dice, por ejemplo, en el programa “Aló Presidente”, de los discursos de la Asamblea Nacional y de las Asambleas Regionales, etc..

No es posible que se amenace de esa manera a quienes piensan, (que solo piensan), que la huída o escape de un prisionero político fue un acto valiente, moral, o ético. De esta manera le estaría vedado al pueblo a pensar o decir que hay leyes justas o injustas, cuestiones que los actuales mandantes vienen gritando a soto-voce desde hace más de diez años y aplicando desde hace casi ocho años.

Finalmente, hay que felicitar al Fiscal quien ya sabe cuanto costó la huida. Solamente cien mil dólares. Se ve, con esa suma, que somos un país devaluado, pues en Argentina, Chile o EE.UU., un acto de esa naturaleza estaría por sobre el millón de dólares. Que baratos somos…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba