Opinión Nacional

La guerra de Chávez contra la FAN

Si el presidente Chávez logra disolver la FAN copándola y haciéndola un apéndice de la milicia o la reserva nacional, entonces no hay duda que merece figurar por derecho propio en los futuros tratados de la guerra asimétrica y de la teoría política revolucionaria como el primer caudillo civil en destruir una fuerza armada por el solo influjo de su carisma, en paz y sin disparar un tiro.

Hazaña que, no solo no emprendieron, jamás se plantearon legendas como Lenin, Trostky y Stalin, quienes, tan temprano como los años 20 promovieron y ganaron una guerra civil contra los remanentes del ejército de zar ya escaldado durante la Primera Guerra Mundial; el Mao que pasa de expulsar a los japoneses de China a derrotar a Chiang Kai-Schek en una guerra relámpago; o el Fidel Castro que decide después del Moncada que solo una guerrilla de naturaleza campesina podía dar al traste con la dictadura de Batista.

Fueron gestas que resultaron decisivas, tanto para la conquista del poder, como para construir ejércitos propios que lo sostuvieran y consolidarán, logrando, de paso, exportar la revolución y disuadir y mantener a raya a los enemigos externos.

Pero tanto como eso, para cimentar una mitografía por la que los jefes revolucionarios en armas se hacían pares de Aníbal, Washington, Napoleón y Bolívar, y hazañas como el Paso de los Alpes, Saratoga, Austerlitz y Carabobo encontraban en el siglo XX sus réplicas en la campaña contra los cosacos del Don, la Gran Marcha y la toma de Santa Clara.

Digamos que la revolución chavista ha resultado escandalosamente aplazada en todas estas asignaturas, pues, primero, su acta fundacional viene de un golpe de cuartel que en Venezuela y Latinoamérica se asocia a la rutina más conservadora y contrarrevolucionaria, llega al poder a través de un proceso electoral cuyos resultados favorables “los enemigos de clase” corren a reconocerle, y, sobre todo, su permanencia en Miraflores es producto de instituciones heredadas de la democracia como la FAN que, en cuanto es profesional, apolítica y apartidista, dejó en manos de la oposición civil la responsabilidad de la sobrevivencia o el colapso del chavismo.

De ahí que la incomodidad con la FAN del líder albacea de la herencia castrista y guevarista no pueda ser más manifiesta, desenvolviéndose en una relación de amor-odio por la que, “tácticamente”, le suministra equipos y ventajas para que se sientan confiadas, mientras “estratégicamente” crea los mecanismos y estructuras que en un futuro cercano la cercarán, ahogarán y hundirán.

La última crisis en esa relación aparentemente contradictoria es la medida por la que Chávez reactiva a un general retirado para que se incorpore a la FAN, lo nombra públicamente dirigente de un partido político, el generalato de la FAN protesta y Chávez es obligado a retirar de nuevo al incorporado, extrañándolo de la FAN, el partido de gobierno y la revolución.

Pero sin que ello signifique que Chávez se de por vencido, pues aprovecha el choque entre el general político y revolucionario, Alberto Müller Rojas, y el general profesional e instituionalista, Raúl Baduel, para salir de uno y otro y nombra ministro de la Defensa, al general jefe de la reserva, Gustavo Rangel Briceño.

Todo lo cual no parece resolver el conflicto, pues habría que preguntarse si como en los casos del almirante del 3 soles Orlando Maniglia y del general de 3 soles, Raúl Baduel, el nuevo general de 3 soles, Gustavo Rangel Briceño, se presta a la destrucción de la FAN por el solo interés de un poder civil subversivo y enemigo de la integridad de la FAN y de Venezuela
Porque es que la experiencia está demostrando que antes que chavistas y revolucionarios, los oficiales decidieron ser militares de carrera y venezolanos, conscientes que la desaparición de la FAN es también la desaparición de la democracia, la libertad y la Venezuela que fundó Bolívar.

Es la última guerra que se libra en el país entre el poder civil y el poder militar, solo que ahora los civiles están de lado de la dictadura y la opresión y los militares institucionalistas del lado de la democracia y la libertad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba