Opinión Nacional

La Guerra Revocatoria

El golpista-presidente (GP) ha sido claro y preciso. En julio del 98, en plena campaña electoral, dijo: …“Esto para mí es un combate, una guerra política.”…(ABM, Habla el Cdte.,p.536) y está obligada a producir un vencedor y un derrotado. Es la base de “un proceso revolucionario para destruir este sistema, no para rehacerlo” (p.287) De modo que la destrucción del sistema como la salida a la crisis que vive esta sociedad …“yo creo que va a ser violenta” (p.397). Una revolución pacífica pero armada (p.l68) con tanques, fusiles y ametralladoras.

¿Y qué papel juega en todo esto el voto? Su respuesta es terminante: …“Nada que intente superar ese modelo de democracia liberal, que para nosotros ya murió, puede provenir de elecciones.”… (p.168) El nuevo sistema se construye con violencia y los votos sólo sirven en este caso para llegar al poder pacíficamente. Y un régimen violento, en principio, sólo puede ser sustituido por la fuerza. Este es el razonamiento base de quien admite ser hijo de la violencia porque ésta es algo natural al ser humano, y al universo mismo (p.448).

Y en ese marco, dos bandos se disputan el mando-poder. Quien lo detenta no lo entregará pacíficamente y lo defenderá con un aparato de violencia dispuesto para preservar y garantizar la integridad del orden. En este momento aquí la guerra tiene el contenido y la dimensión del Referendo Revocatorio Presidencial (RRP). Gobierno-CNE contra RRP. Y no hay posibilidad de acuerdos-negociaciones o treguas después que el ejecutivo puso en marcha un plan para llevar al enemigo al plano de la violencia abierta y además le asestó serios y profundos golpes. Por ello el 27F-04 marca un deslinde definitivo.

El gobierno entrampa a la CD en la vía electoral sólo para hacerle saber que no la aceptará. Luego la pone a negociar mientras le lanza su aparato represivo-violento. Por ello decimos que esta oposición es el mejor partido con que cuenta la ‘revolución’ y que a esta hora, el RRP no tiene posibilidades. Hoy todo se concentra en la reparación. Hay quienes creen que de esta última puede nacer la salvación. Se olvida que la guerra y la altísima política, no contemplan ver caer un “gobierno revolucionario” por la llamada vía pacífica-electoral-constitucional. Un proyecto proceso violento-armado-guerrero no puede morir mientras lava las botas.

Pero la oposición ha dicho que no ha caído ni caerá en la violencia y que se mantiene en la lucha pacífica. Por ello cuestiona las actuaciones del CNE y apela a la Sala Electoral del TSJ para que deje sin efecto la medida del organismo electoral que materialmente invalida las llamadas firmas plana, a pesar estar “totalmente blindadas”. Admitamos que el TSJ convoque a reparación y al propio RRP. Eso, a estas alturas, es intrascendente porque todo está dispuesto para mantener el mando-poder en las mismas manos. Y para esto se cuenta con el poder de las armas civiles internas, el apoyo internacional del neosocialismo y de la mayoría de las FAN. Esta es la madre de las guerras’.

Pero hay batallas que aún faltan por definir. Luego del 27F-04 y una vez abierta la represión, no hay posibilidad de devolver el carrete de la historia. Después de la tragedia que evidenció una vez más el nivel de enfermedad-padecimiento y la capacidad criminal del régimen, aquí no podrá concertarse la paz del crimen y la perversión. Por el contrario, la política-guerra de la polarización continuará. Mientras, la mayoría no alineada sigue marcando la expectativa del porvenir. Entonces no contaremos guerras, batallas y muertos sino hacer, amor y porvenir. Pero estamos lejos de esa historia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba