Opinión Nacional

La Iglesia en la hora actual: dos mensajes, una sola política

La homilía del cardenal Rosalio Castillo Lara ha tenido la inestimable virtud de dar una gran campanada y establecer una línea demarcatoria en el seno de la oposición al régimen. De un lado, quienes lo caracterizan como un sistema despótico, autocrático y tendencialmente dictatorial al que hay que combatir por la calle del medio. Bajo una circunstancia que vuelve a poner de actualidad la definición de política de Carl Schmitt: “la afirmación existencial de la propia forma de existencia frente a una negación igualmente existencial”. Sin subterfugios. Del otro, quienes no pueden ni podrán prescindir de las carantoñas, los compromisos y las complicidades. Sea de buena fe porque en el fondo de sus corazoncitos continúa roncando el viejo lobo estepario del marxismo-leninismo –, a la cabeza de quienes antiguos liderazgos de la vieja y nueva izquierda venezolana. Sea de turbia o mala fe por razones de acomodo, negocios o prebendas. Incluso por hábitos de anquilosadas tradiciones palaciegas. Cuesta sacudirse las rémoras de la vieja política cortesana. “Honni sois qui mal y pense”.

Unos y otros se equivocan al seguir la línea de acción fijada por Miraflores: aislar, difamar y liquidar políticamente al cardenal Castillo Lara pretendiendo distanciarlo de la curia y su política de denuncia y reclamo expresada en su extraordinario mensaje pastoral emitido con ocasión de la reciente Asamblea de la Conferencia Episcopal Venezolana. Pues la homilía y la pastoral contienen diferencias de matices en la expresión. No en su contenido. No hizo Castillo Lara otra cosa que darle un peculiar tono profético y dotarlo de innegable densidad militante. En cuanto a los contenidos, dicen exactamente lo mismo. Punto por punto y hasta en sus más mínimos detalles.

Debieran saber – y el régimen seguramente lo sabe – que dicha política corresponde de la manera más fidedigna a la doctrina social y política de la iglesia. Desde los tiempos en que se elevara contra el estalinismo y las dictaduras comunistas. Fue Pío XII quien ordenó a su iglesia salir a combatir palmo a palmo y puerta a puerta el intento del Partido Comunista Italiano por hacerse con el gobierno italiano al terminar la segunda guerra mundial. No sólo en el interior de las iglesias y parroquias. Colgando sus sotanas, el sacerdocio italiano salía de civil a pegar carteles, pintar muros, repartir panfletos y ganar adeptos contra el grave e inminente peligro del comunismo. Fue la iglesia el obstáculo insalvable que encontró Palmiro Togliatti en su carrera al Quirinal. Es bueno que nuestras dos izquierdas, Teodoro Petkoff y Hugo Chávez lo sepan de una buena vez.

Es esa tradición la que hoy se hace carne en el mensaje pastoral de la Conferencia Episcopal Venezolana y en la extraordinaria homilía de Monseñor Castillo Lara. La misma que según palabras de monseñor Baltasar Porras le señalara reiteradamente Juan Pablo II cuando le reiteraba: “¡No le hable a los gobiernos, que ésos no escuchan! ¡Háblele a la gente!”. La misma que Castillo Lara compartiera en el Vaticano durante largos años de intensa y fecunda amistad con Monseñor Ratzinger, hoy Papa Benedicto XVI. La que lo llevara a hablarle a la gente de nuestro país ffrente a la Divina Pastora..

Es la tradición humanista y cristiana de la lucha por la libertad, la dignidad, la democracia. Ha terminado siempre por triunfar. Terminaré una vez más por imponerse.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba