Opinión Nacional

La Interpol

La INTERPOL, Organización Internacional de Policía Internacional con su sede en Francia, fue creada en 1923 para colaborar con todas las policías científicas que tienen como misión prevenir y combatir la delincuencia internacional, cuyos crímenes afectan simultáneamente la seguridad publica de varios de los países miembros: Terrorismo, narcotráfico, blanqueo de dinero, pornografía infantil, crímenes económicos y corrupción. Por lo tanto, no debe procesar casos relacionados con crímenes políticos, militares, religiosos ni raciales. Aponte Aponte podría estar incurso en mas de uno de estos delitos, pero su persecución obedece a una acción política del regimen delincuencial que desgobierna a Venezuela, dado que maneja mucha información sobre crímenes de muchos personeros activos del estado venezolano. De hecho, la boleta de extradición que emite la INTERPOL, señala que la ORDEN obedece a la denuncia de un tal Sr.Romero, quien dice que Aponte Aponte siendo asistente del Fiscal General Militar, emitió en julio del 2004 una credencial a nombre del Sr. Walid Makled, quien recientemente fue extraditado por narcotráfico desde Colombia a Venezuela. Ese es un hecho aislado y local, no internacional, del que además estaba conciente la “justicia” venezolana, cuando Makled era un pela papas. Ahora bien, los venezolanos en nuestra ignorancia nos preguntamos ¿Como puede la INTERPOL darle curso a una alerta de fuga que proviene de una policía corrupta y de unas fuerzas armadas politizadas como la nuestra? ¿Por qué antes de dictar una orden de aprensión internacional no investiga primero el caso y la fuente? ¿Por qué no hace otro tanto con las denuncias de Aponte Aponte y emite una ORDEN de aprensión contra los corruptos, narcotraficantes, alcahuetas y financistas de terroristas que Aponte Aponte con pruebas en las manos ha denunciado y que en Venezuela se esconden detrás de un cargo gubernamental o detrás de un uniforme militar e incluso detrás de una vicepresidencia y hasta de una presidencia?

Con este caso de Aponte Aponte, aunque guardando la distancia y la jerarquía, ocurre lo mismo que con los pistoleros de Puente Llaguno, que dicho de paso sea, fue Aponte Aponte el mismo magistrado que condenó a 30 años de prisión a los gendarmes del orden publico e indirectamente absolvió de culpa a los gatillos alegres para que inmediatamente el presidente los condecorara como héroes del socialismo perruno con la orden del pipi. A esos asesinos y a los autores intelectuales que se escudan en Miraflores, es a quienes también la INTERPOL debería dictarles orden de aprensión por los delitos de lesa humanidad.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar