Opinión Nacional

La inversión social

La inversión social, sería el complemento determinante para la lucha contra la pobreza e impulsar decididamente el desarrollo económico de una nación, además de establecer un sistema de justicia competente y confiable, desarrollar al país para generar empleos y riquezas, y crear las infraestructuras físicas necesarias para brindar servicios básicos al país. Esa es en resumen la recomendación o “receta” que dan los economistas más famosos, al mundo, en especial, a las naciones subdesarrolladas, para combatir la pobreza.

La inversión social, es constantemente mal interpretada y utilizada indebidamente por gobernantes, inescrupulosos, demagogos y populistas, de naciones subdesarrolladas como Venezuela, para engatusar, encantar y manipular a los pueblos y ganarse así el cariño y respeto de estos pueblos, para sus fines de ganar el poder y tener la hegemonía de estas naciones; y satisfacer así sus ambiciones personales o grupales, tal es nuestro caso.

La inversión social es frecuentemente confundida con: gasto social, solidaridad social, red social, cooperativa social, fondo social, bono social; y para usted de contar, cuanta frase fonéticamente mas atractiva que la otra se le ocurra a sus creadores. El mundo está plagado de estos programas, gestos o intensiones sociales, que nunca llegarán a calificarse como inversión social, por adolecer de sus componentes, bases o premisas primarios.

Una de las principales premisas para calificar a un gasto social, cualquiera sea el nombre que se utilice, como inversión social, tiene que ver con el beneficio duradero o permanente que este gasto dejara en la población. La organización planificada y meticulosa del programa, que justifique su creación, y garantice que los recursos lleguen a tiempo y sean adecuadamente controlados y distribuidos entre los factores beneficiarios del mismo, es otra premisa importante. Las inversiones sociales que se hagan en los sectores más pobres de la población, no deberían ser condicionadas a que el beneficiario se convierta en un seguidor del gobierno, ni le rinda culto a sus benefactores, so pena de que éstas inversiones pierdan su propósito y se conviertan en un simple medio de manipulación.

Una inversión social tiene básicamente que estar relacionada con: educación, valores, conducta, salud, servicios básicos, alimentación, entretenimiento, cultura, viviendas, seguridad ciudadana, transporte, etc. Estos gastos, para que puedan ser catalogados como inversión social deben dejar huellas profundas de progreso y bienestar en la población, y no convertirse en simples regalos o dádivas de un gobierno para captar electoralmente a su población.

La inversión social es una necesidad imperiosa para los pueblos que deseen desarrollarse social cultural y económicamente. La inversión social se crea y se ejecuta, para el mediano y largo plazo, sin dejar espacios ni oportunidades para improvisaciones, abusos, ni manipulaciones.

Las misiones venezolanas de las que tanto se jacta el presidente Hugo Chávez, no son más que gastos extraordinarios dudosos, a los que la palabra social le queda muy grande, las cuales se han convertido en una forma mas de opresión, y esclavitud del pueblo, a través del hambre y de la necesidad – que además, han servido para subsidiar impunemente a Cuba y enriquecer a unos cuantos corruptos de ambas naciones.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba