Opinión Nacional

La Izquierda y el Militarismo

El aparato propagandístico de la izquierda ha vendido con probado éxito, la especie según la cual, militarismo es sinónimo de derecha. A sabiendas de que los militares representan la barbarie, han querido presentarse éllos, como los portadores monopólicos del civilismo. Sin embargo, las tercas realidades políticas han contradicho su insistente mensaje; y hasta hoy, no conocemos en la historia de la humanidad, una sóla experiencia de algún régimen de gobierno que profese la verdadera ideología izquierdísta, que no afinque su dominio político en las «razones» del militarismo. Vale decir, en las armas.

Esto, no nos debe sorprender. Una ideológía inviable, engañosa y contranatura, sólo puede sostenerse en la fuerza. La liquidación y el sacrificio de nuestra libertad actual, para construir un supuesto paraíso mañana, ha sido la constante prédica de los socialistas. Cuba, China, Corea del Norte, Vietnam, Europa Oriental y la URSS, ayer; y Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Bielorusia, y otros tantos hoy, dan fe de esta dinámica discursiva.

Pero ocurre, que tarde o temprano, los pueblos desenmascaran la engañifa. La igualdad es sólo retórica para la galería, mientras las mieles del poder pulen los modales, y refinan la vestimenta y los gustos de la nomenklatura revolucionaria. Esa izquierda cínica e indecente, por cuanto pretende siempre ser, no sólo opción política, sino fundamentalmente opción moral, se quita la careta, muestra sus colmillos y echa mano de sus aliados naturales (los militares), para aferrarse por siempre al poder.

El caso venezolano es por demás elocuente. ¿O es que acaso Alí Rodríguez Araque no es un representante de la izquierda? ¿Y García Ponce, y Aristóbulo, y Earle Herrera, y Elías Eljuri, y Samuel Moncada, y Juan Barreto, y Carlos Escarrá, y Jorge Rodríguez, y Albornoz, y los valiosos camaradas del PCV, son acaso derechistas? ¿No son los militares quienes sostienen a esta revolución bolivariana?

Que Teodoro, Pompeyo, Manuel Caballero y otros tantos -que también son izquierdistas- no apoyen este desmadre, no eximen a la izquierda de su responsabilidad histórica en esta tragedia venezolana. Como tampoco la eximen, el que Miquilena, Ismael García, Maza Zavala, Edmundo Chirinos y Gómez Grillo, entre otros, que son izquierdistas convictos y confesos, marquen hoy distancia, después de aupar y arrullar al monstruo verde-oliva..

Eso explica la arrogancia de algunos de éllos, y la propensión a creerse los dueños absolutos de la verdad; y por tanto, los únicos con capacidad y credenciales para dictarle la pauta al pueblo disidente. El interesado propósito de sustraer a la izquierda de su indiscutible responsabilidad en el retorno del militarismo parasitario y corrompido a los mandos de la república, les impone procurarse el protagonismo para garantizarse su supervivencia luego de la ineluctable superación de este oscuro tiempo. La izquierda internacional de Lula, de Teodoro, de Ortega, de Saramago, de Tabaré, de Kirchner, de Oliver Stone, de Fidel Castro, de García Márquez y de muchos otros, no tiene complejos en enmascararse para salvaguardar sus intereses.

Esto, no obstante, no debe nublarnos el horizonte ni hacernos perder la cordura, a quienes -militantes del civilismo- profesamos las ideas de la derecha. Luchar en todos los escenarios posibles para detener la pretensión totalitaria y hegemónica del izquierdísta Hugo Chávez, debe constituir nuestro fundamental propósito. Agitar, organizar y movilizar al pueblo en defensa de sus derechos, y obviar los atajos que impliquen cambiar a unos militares por otros, debe ser nuestra indubitable ruta. La DERECHA DEMOCRATICA debe insurgir con fuerza en esta hora venezolana.

Ni el izquierdismo indecente y amoral, ni el militarismo corrupto, bárbaro y parasitario, son alternativas para la Venezuela actual. La opción es la libertad, el orden, el respeto y la igualdad frente a la la ley, el reconocimiento al mérito, el progreso económico y el desarrollo social basado en el trabajo y en la generación de riquezas, el respeto a la propiedad y a la iniciativa privada, y la consolidación institucional del país, que son las banderas y los postulados de la DERECHA DEMOCRATICA.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba