Opinión Nacional

La juventud en los procesos históricos de la Venezuela de Gracia

Al mismo tiempo, sentirán con entusiasmo como esta tierra bendecida, por los dioses, se encaminará hacia los derroteros de la democracia, de la libertad, del libre comercio y de la globalización. Los últimos acontecimientos acaecidos en el norte de África y en Ucrania y el fervor libertario de unos jóvenes en la tierra de gracia, dan muestra de esta realidad histórica que se impondrá en forma radical en esta tierra. En ese sentido, no cabe la menor duda que los jóvenes se han constituido en el referente más significativo en defensa de los derechos humanos contra los dictadores y los tiranos.

Por qué los jóvenes? Una interrogante que clarifica el filósofo español Don José Ortega y Gasset., cuando escribió su célebre libro -La rebelión de las masas, uno de los ensayos sociológicos más lúcido que se haya escrito en el siglo pasado. Comenta en uno de sus capítulos sobre el rol de los jóvenes en el quehacer histórico como resultado de una relación significativa entre las edades y el sexo. A partir de esa consideración, el pensador de Guadarrama percibe ese fenómeno tan interesante en las más antiguas organizaciones primitivas. Asimismo, observa como las edades y el sexo han marcado y seguirá marcando la dinámica de los hechos históricos (Ver 316-318).

Dentro esa percepción sociológica, la juventud venezolana ha jugado un papel de suma importancia política en los cambios históricos a lo largo del siglo XIX y siglo XX. Así, vemos como la senectud imperial cedió ante el espíritu republicano de una juventud que enfrentó la arrogancia de una monarquía, aquel 19 de abril de 1810. Era el fin de la doctrina del derecho divino de los reyes y la constitución de la soberanía popular como el fundamento de la República.

Fue una generación que se compenetró con su tiempo histórico y decidió cambiar el destino vital de una provincia, sometida y dominada por el poder imperial por más de tres siglos. El fervor libertario de una muchachada perturbó el espíritu imperial que estaba convencido de su eternidad en el poder. La figura portentosa de José Félix Rivas, aquel joven junto con una muchachada, enfrentó con dignidad y coraje las huestes militares al servicio de la monarquía española. Esa juventud estremeció al monarca que creía eternizarse en el poder bajo la visión del mandato divino. En el rostro de esos jóvenes hervía patriotismo y enfrentaron aquella barbarie que representaba en forma absoluta un modelo político y teológico de naturaleza totalitaria. El proceso post emancipador significó el intento más audaz para echar las bases de una auténtica república. Lamentablemente, las incoherencias del orden legal, el caudillismo, el personalismo y el militarismo pisotearon los más bellos postulados del pensamiento republicano que despertó tanto entusiasmo en el espíritu liberal de aquel 19 de abril de 1810. Imagino a los jóvenes sedientos de poesía y de fervor libertario contra esos caudillos que intentaron erradicar el alma del civilismo y el republicanismo de la Venezuela de gracia. El autócrata Antonio Guzmán Blanco sintió el golpe juvenil de esa muchachada que se enfureció contra ese apetito insaciable para perpetuarse en el poder. Sólo, en las calles de Versalles, descubrió el poder de aquella juventud que destruía sus estatuas como encarnación al culto de la personalidad.

Por otro lado, la juventud tachirense, liderizada por Castro y Gómez, se embarcaron en una aventura histórica hasta recorrer los primeros escalones de la casa amarilla. Sin embargo, más percibieron con frustración el engaño y traición de Gómez y Castro quienes modificaron el marco legal para perpetuarse en el poder.

Los boletines del Archivo Histórico de Miraflores revelan el descontento de esos jóvenes contra los que se escudaron detrás de la figura de Bolívar para recordarle al pueblo venezolano de la grandeza de la Constitución de Bolivia, promulgada por el Libertador en el año 1826 (dictadura perpetua). Sin embargo, el General Juan Vicente Gómez vio con preocupación la primera manifestación política y literaria que se realizó durante su gobierno en el año de 1928. La poesía se convirtió en el elemento dinamizador que despertó el sentimiento libertario y la ira contra el tirano. Para los gomecistas, eran jóvenes que provenían del anarquismo y del comunismo. Una bandera que utilizaron para reprimir la disidencia y demostrarle a Occidente los peligros de la Hoz y el Martillo. Una mentira histórica para seguir disfrutando de los privilegios del poder.

La muerte del General Juan Vicente Gómez, en el año de 1935, obligó al General Eleazar López Contreras Presidente del Gobierno Provisional ceder los caminos hacia la democratización de la sociedad venezolana. Allí, estaban los jóvenes con sus plataformas políticas, sus ideas, sus ideologías y sus programas para acicatear a las muchedumbres hacia los caminos de la libertad y el desarrollo capitalista. El 14 de febrero de 1936, los gomecistas y los reeleccionistas bolivarianos sintieron su primer latigazo histórico. A pesar de las muertes que ocurrieron ese día, los jóvenes enarbolaron las banderas del poder civil ante el gomecismo y el militarismo. El General López Conteras se movió con audacia e inteligencia entre esas dos fuerzas: el pasado y el porvenir. No había marcha atrás. La democracia nacía en las calles y en las luchas cotidianas contra el fantasma del cesarismo democrático.

Este proceso de democratización, se fue acelerando, inevitablemente, con el golpe militar el 18 de octubre de 1945. En efecto, un golpe de Estado, una alianza cívico militar fueron los factores claves para la instauración de un nuevo sistema político-económico de origen civilista y democrático. Moría el viejo orden personalista y militarista y una ideología bolivariana que despreciaba el voto y emergía la soberanía popular como la bandera como el camino para propiciar la libertad y la prosperidad material y cultural de los venezolanos. Así, en tres años (1945-48) sentaron las bases de una auténtica república democrática. Los jóvenes, como siempre jugando un papel de envergadura histórica en este proceso de democratización. Así, la reapertura de la Universidad del Zulia, la creación del Estatuto Orgánico de las Universidades nacionales y la configuración de múltiples organizaciones juveniles, fueron parte vital de ese fervor juvenil en defensa de la libertad y la democracia.

No obstante, las fuerzas conservadoras no aceptaron bajo ninguna circunstancia esta dinámica histórica en defensa de la democracia y la libertad y se la jugó con un golpe militar el 24 de noviembre de 1948. La Junta militar liquidó los factores democráticos que se habían instaurado a partir del 18 de octubre de 1945. El exilio, la persecución, el asesinato y la disolución de las organizaciones civiles revelaron el rostro de un tirano que hizo triquiñuela electoral en el año de 1952 y se inventó un plebiscito en el año de 1957 con el objeto perpetuarse en el poder a través del esquema reeleccionista. Estaba convencido de que los venezolanos dormían con la dictadura. Cuando despertó en uno de esos día, le dijeron: !Mi General! !Unos Jóvenes se levantaron en Cacute! !Donde queda eso, dijo el General!, respondieron: !Cerca de Mucuruba! Donde nació el dirigente político Alberto Carnevalli. A lo que contestó !Carajo, que vaina con esos muertos que aún andan por ahí!

Precisamente, en el año de 1957 los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela se fueron a una huelga. Represión y plomo para esos muchachos que estaban acicateando de nuevo la imagen de la libertad y la democracia. Los jóvenes salieron a las calles y el General de Michelena en un vuelo especial en el célebre avión La Vaca huyó el 23 de enero de 1958. Las Fuerzas Armadas y el Pueblo de Venezuela dijeron no más dictaduras, no más déspotas, no más tiranos y no más reelección.

Cuando se revisa la prensa de la época, se observa imágenes que expresan en las distintas calles del país a miles y miles de jóvenes hambrientos de libertad y de democracia. Esos mismos jóvenes, en la década de los sesenta se enfrentaron a un sistema democrático que creían injusto y encaminaron su mirada haca la utopía. Por cierto, Ernesto Guevara le dijo en una oportunidad a Domingo Alberto Rangel lo siguiente !Es una locura histórica lo que ustedes están haciendo! !No entienden ustedes los jóvenes de que se acaba de legitimar un proceso democrático!

Por tanto, fue un error político promover una insurrección marxista contra un sistema democrático que se había instaurado por voto popular en los comicios presidenciales, realizados en el mes de diciembre de 1958. Esa muchachada en la calles logró que el gobierno provisional, presidido por el doctor Edgard Sanabria, promulgara el 20 de diciembre de 1958 una nueva Ley de Universidades en la que estampó la autonomía universitaria. Por esa autonomía universitaria, jóvenes de las diversas tendencias ideológicas sacrificaron sus vidas y sus ideales a lo largo de estos cincuenta años de democracia. A pesar de las intervenciones y los reglamentos para controlar las universidades nacionales, los jóvenes salieron a la calle a defender la autonomía universitaria. Un joven revolucionario, de la liga socialista, Jorge Rodríguez, delegado estudiantil de la Universidad Central de Venezuela, escribió un célebre manifiesto en defensa de la autonomía universitaria.

Como se puede observar, a lo largo de la era democrática los jóvenes han demostrado ese fervor libertario y civilista.

El presidente de la República, Hugo Rafael Chávez Frías, se sorprendió ante la reacción de unos jóvenes que arriesgaron su vida en defensa de un medio de comunicación tan importante históricamente como fue RCTV. Asimismo, salieron en defensa de la autonomía universitaria ante aquella ley de universidad contradictoria y que vulneraba la autonomía universitaria y que querían convertir tanto a estudiantes y profesores en un rebaño al servicio del Estado. Cuando los jóvenes amanecieron el 31 de diciembre de 2010, en la UCV, el Presidente de la República en silencio, seguramente, comentó: La cosa va en serio. Estos muchachos no son oligarcas ni pity yankis. Esto, lo obligó a echar para atrás la ley de universidades. La reciente huelga estudiantil que se extendió como una llama por la geografía venezolana, puso en aprietos al gobierno bolivariano y revolucionario. Arriesgaron sus vidas a pesar del acto bochornoso que cometieron algunos Psuvistas al arrojarle unos pedazos de carne con el propósito de burlarse y atemorizarlos. Sin embargo, esos jóvenes se mantuvieron incólumes, firmes y dignos en defensa de la libertad de los presos políticos. Cuando el presidente de la republica ganó las elecciones en diciembre de 1998, el promedio de edad de esos jóvenes estaba entre 12 y 13 años. Hoy, sociológicamente son una generación que está representando en la provincia de Venezuela los símbolos de la democracia y de la libertad. Ante un Estado avasallante que intenta liquidar las libertades políticas y económicas, esta muchachada encarna la posibilidad de una nueva etapa histórica que, inevitablemente, contribuirá hacia la conformación de una auténtica sociedad liberal, civilista, democrática y republicana. El Presidente de la República Bolivariana, Nicolás Maduro Moros, perplejo y desconcertado, ante la rebeldía de una juventud que rechaza radicalmente una forma de ejercer el poder de origen personalista, militarista, Bolivariano y totalitarista. La represión y la violencia institucional que ha desatado el gobierno contra los estudiantes a lo largo de la geografía venezolana, es una muestra de debilidad y de miedo ante el fervor libertario de una muchachada que viene perturbando la paz de los monarcas, de los príncipes, de los caudillos, de los dictadores, de los tiranos y de los totalitaristas desde de la independencia. Que muchachada que no teme el poder asfixiante de un gobierno personalista y militarista con la indiferencia y la complacencia de gobiernos democráticos, semidemocráticos, autoritarios y totalitaristas del mundo Occidental y Oriental.

Como siempre estos jóvenes en defensa de la libertad como el único sendero que hace digno a los pueblos para lograr la convivencia pacífica y la prosperidad material y cultural de todos. Hoy, esta muchachada revive el pasado libertario y de nuevo defiende la libertad y la democracia en los más diversos senderos y atajos de la geografía nacional. No hay evasión ante ese ímpetu libertario de una juventud que ya tiene un lugar merecido en la historia de Venezuela.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba