Opinión Nacional

La Madre Teresa en el Balcón del Pueblo

Ninguno de nosotros puede imaginarse a la Madre Teresa dando una arenga apasionada y enardecida  en el «Balcón del Pueblo». Ni a Juan Pablo II en sus mejores tiempo, haciendo una sortija en su mensaje «Urbi et Orbi» ni a Nelson Mandela comandando un escuadrón de motorizados en una jornada electoral. Las imágenes, escenas  y los personajes en la forma que los he apuntado son contradictorios, por lo que han representado para la humanidad y lo trascendente de sus obras.

Los mensajes de conciliación, paz,  armonía, tolerancia y convivencia,  tienen un efecto de permealización social lento, casi a cuenta gotas. Pero obviamente cuando son efectivos y calan en el tejido colectivo, sus resultados en el mediano y largo plazo son  provechosos para las sociedades. Solo puede existir desarrollo sustentable y progreso colectivo en esos ambientes. Los mensajes y acciones violentos, en cualquier a de sus manifestaciones, tienen un efecto inmediato, demoledor. Están destinados a minar las bases de la estructura social y política,  con impacto «molotov». Por eso nos resulta de tanto rechazo asociar La Madre Teresa, Juan Pablo II y Nelson Mandela con las acciones violentas.

Un conmovedor y convaleciente Presidente de la República visitó al país que gobierna por los días de semana santa y un día antes de la conmemoración de la muerte de Jesucristo, en una misa transmitida por televisión, pidió a Dios más tiempo de vida para gobernar y por ver concluida su obra. Las imágenes fueron realmente conmovedoras por el escenario familiar que rodeaba al Presidente y las caras de aflicción de los acompañantes. Pero en menos de 36 horas, el mismo Presidente insultaba al candidato opositor y distaba su arsenal de violencia verbal en contra de una oposición. Nuevamente, los personajes encarnan discursos y  mensajes que se concretan en acciones. Y piense usted en lo que actualmente representa el Presidente que nos visita de vez en cuando, en lo que se refiere a mensajes y discursos.

El «muchacho bobo» que tenemos de candidato de la oposición,  como lo ha llamado despectivamente el Candidato-Presidente, anda empeñado en recorrer casa por casa, llevado casualmente un mensaje de paz, conciliación entre los venezolanos.  De bobos y simples también fueron tildados en más de una ocasión, la madre Teresa, Nelson Mandela y Juan Pablo II, por querer inspirar el mensaje de paz y convivencia que tanto nos está haciendo falta en Venezuela.                                                                          

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba