Opinión Nacional

La mala semilla del presidente Chávez

Hugo Chávez, presidente de la recién bautizada República Bolivariana de Venezuela, se está convirtiendo en un peligro continental. Hasta ahora, Chávez ha tenido la suerte de ser subestimado por la gente, tanto dentro como fuera del país. Se le califica de loco, payaso e incompetente, pero no se toma en cuenta que pese a esa “locura” logró redactar una nueva constitución exactamente a su medida y con la aprobación popular. Es decir, Chávez no necesita andar reformando la constitución para hacer lo que le dé la gana. Ya es el presidente con más poder en toda la historia de Venezuela, dentro del “imperio de la ley”.

En Venezuela vivimos tiempos muy peligrosos. Por todo el continente, el presidente Chávez está sembrando una mala semilla, quizá peor que la marxista-caribeña de Fidel Castro, pues la de Chávez incluye el adoctrinamiento de las fuerzas armadas, a partir de la Escuela Militar, para crear un régimen totalmente distinto. Este sistema le otorga a los militares la responsabilidad de la llamada revolución bolivariana, que no es otra cosa que la consagración de un autócrata en el poder. No es una dictadura militar, sino un régimen totalitario con la plataforma filosófica de una doctrina militar que, bajo el pretexto de participar en el desarrollo del país, siembra el odio de clases, enfrentando al pobre contra el rico. A cada momento, Chávez ataca a la Iglesia, a los empresarios, a los sindicatos y a los medios de comunicación porque estos no le dicen “amén” a sus desplantes.

Según Chávez, el capital y los medios de comunicación son el binomio responsable de la miseria, del atraso y de la inseguridad. Ni el robo ni el atraco es delito porque más bien ha sido la miseria la que ha lanzado a muchos hombres y mujeres por ese mal camino.

El presidente Chávez se jacta de que su gobierno respeta la libertad de expresión, pero no es así. Aunque en Venezuela no hay una junta de censura, sufrimos algo peor: el insulto diario del Jefe del Estado, a través de sus cadenas de televisión, contra los dueños de medios y contra “periodistas manipulados”. Para el presidente de Venezuela ninguno de los medios tiene autoridad moral para criticarlo y quienes dirigen las estaciones de radio, la prensa escrita y la televisión son despreciables contrarrevolucionarios.

Ignacio Quintana, embajador de Venezuela ante la Santa Sede, le advirtió al dueño de la televisora Televen, Omar Camero Zamora, que él le había recomendado al presidente de la República cerrar todas las estaciones privadas de televisión por cinco días, “para poner a la industria de rodillas” ante la evidente “conspiración de los medios”. Tal amenaza fue expresada con el desparpajo del poderoso, en presencia de un periodista y de un magistrado del Tribunal Supremo.

Amenazar a los medios y someterlos constantemente al desprecio público es tan peligroso y dañino como una censura oficial abierta. Según Chávez, la prensa venezolana es corrupta, mentirosa y se ha entregado a intereses bastardos. Esa es otra de las malas semillas que el presidente anda sembrando para destruir la credibilidad de los medios de comunicación, de manera de que haya una sola verdad, la expresada por el gobierno. ©

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba