Opinión Nacional

La mentira como sistema

Todo el mundo miente. De las primeras cosas que aprenden los niños es a mentir. Las mentiras “blancas” o “piadosas” muchas veces son necesarias, para no herir o causarle un daño psicológico a una persona. Los abogados mienten por conveniencia o por necesidad. Los médicos, cuando no saben qué le pasa a un paciente, suelen mentir hasta para protegerlo. Los políticos mienten demasiado. Pero nadie ha mentido tanto en la vida como el actual presidente de Venezuela, o como sus seguidores y partidarios. Casi todo lo que dicen es mentira, y casi todo lo que hacen se apoya en mentiras o proviene de las muchas mentiras que dicen. Su gobierno ha sido pésimo. El peor de la historia de Venezuela. Peor que los del petareño Julián castro, el tachirense Cipriano Castro y el guanareño Raimundo Andueza Palacios, que hasta 1999 habían sido los peores del país. Julián Castro fue un infeliz y no hizo nada bueno. Cipriano Castro fue un dictador arrogante y corrompido e hizo muy poco. Raimundo Andueza Palacios se empeñó en perpetuarse en el poder y para lograrlo se dedicó a comprar voluntades y a sobornar políticos, razón por la cual no hizo nada por el pueblo. Hugo Chávez combina los defectos de los tres, y su acción de gobierno, si puede llamarse así a lo poco que ha hecho, ha sido no sólo negativa, sino contraria a los verdaderos intereses de la patria y del pueblo. Ha malgastado ingentes recursos en sobornar conciencias, en comprar conciencias, en corromper gentes, con dinero que buena falta ha hecho para lograr la felicidad del país. Por eso hay desabastecimiento, por eso hay desempleo, por eso hay repunte de enfermedades, por eso hay inseguridad, por eso hay déficit de vivienda. Y frente a esos hechos su respuesta, y la respuesta de sus seguidores, ha sido mentir. Ha establecido la mentira como sistema. Mienten las estadísticas, manipuladas a veces burdamente y a veces con habilidad, para disimular el inmenso fracaso del gobierno. Así, no entran a las estadísticas de desempleo los que, desempleados, reciben dádivas, limosnas o subsidios, y el desempleo, que en realidad supera el 30% de la población activa, aparece en los papeles hasta por debajo de un 10%. Falsean las cifras de inflación. Falsean las cifras de analfabetismo, para justificar la corrupción de una de las “misiones”, que han enseñado malamente a firmar a personas que apenas saben dibujar algo parecido a sus nombres, pero en realidad no pueden leer ni escribir. Falsean las cifras de vivienda para disimular el déficit creciente. Excluyen de las cifras de violencia e inseguridad nada menos que los llamados “ajustes de cuentas”, que por definición son los homicidios más violentos que se cometen en el país, y no contabilizan las muertes por asesinato o por cualquier otra forma de homicidio que no sean inmediatas al hecho que las causa, es decir, si una persona es apuñaleada hoy y muere mañana, no se contabiliza como víctima de homicidio. Han falsificado el número de electores del país, mediante alteraciones deliberadas del Registro Electoral Permanente e inclusión de millones de ciudadanos que en realidad no tienen derecho a votar, pero lo reciben a cambio de que voten por el gobierno. Y, por supuesto, han falsificado de manera desvergonzada los verdaderos resultados de todos los procesos electorales desde que con el mayor descaro tomaron por asalto el organismo encargado de vigilar y conducir los procesos electorales. No se trata, pues, de mentiras inocentes o que no tengan efectos sobre la vida del país. Son mentiras criminales, inmensas, que han convertido a Venezuela en uno de los lugares peores del planeta. Lo más reciente es la brutal mentira con la que pretenden tomar por asalto uno de los pocos bastiones que le queda a la Democracia: Radio Caracas Televisión, RCTV. Ojalá que esta vez sí tengan que pagar de verdad tanta falsedad, tanta mentira, para que Venezuela salga por fin de la horrible pesadilla en la que ha estado inmersa desde 1999. La pesadilla que permitió que otra pesadilla, como fue el desastre de Vargas, se convirtiera en permanente y le quitara la vida a tanta gente, no sólo por la incapacidad de Chávez y los suyos, sino por todas las mentiras con las que pretenden engañar al mundo entero.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba