Opinión Nacional

La obesidad es un problema

El número de niños con problemas de sobrepeso crece a un ritmo vertiginoso en Europa. Cada año se diagnostican 400.000 nuevos casos en niños menores de once años. El sedentarismo y los malos hábitos de vida y de alimentación son las principales causas de una enfermedad que acarrea problemas psicosociales y cardiovasculares.

La cifra total de niños con este problema en la Unión Europea asciende a 14 millones. En España, a la cabeza de la lista junto a Italia y Portugal, el 34% de los niños de entre siete y once años pesa más de lo que debería. Todos estos datos, recogidos en un informe de la Comisión Europea, advierten que la obesidad se ha convertido en un problema que consume el 7% de los gastos sanitarios de la UE. Estudios realizados en el Reino Unido indican que la obesidad fue la causante de que se produjeran 18 millones de días de baja laboral, con una pérdida de productividad cercana a los 2.000 millones de euros.

La obesidad provoca graves trastornos psicosociales. Debido a la forma despectiva en que sus compañeros les tratan, los niños obesos sufren problemas de aislamiento y relación, lo que se traduce en un menor rendimiento académico y una frustración personal que se arrastra durante la adolescencia. Esta repercusión psicológica, también actúa como ayuda de otros problemas de alimentación como la bulimia o la anorexia nerviosa durante la adolescencia.

Al margen de los problemas psicológicos, hay que reseñar la gran cantidad de alteraciones ortopédicas, respiratorias y cutáneas que esta enfermedad causa a la salud. En los niños obesos aumenta la incidencia de la diabetes tipo 2, hipertensión y alteraciones de los lípidos (aumento del colesterol y los triglicéridos). La obesidad infantil aumenta el riesgo de obesidad en la edad adulta. El 75% de los adolescentes obesos lo serán de adultos y esta enfermedad es un factor de riesgo en enfermedades cardiovasculares.

De los 14 millones de niños con sobrepeso que hay en la UE, al menos tres millones son obesos. La primera causa del elevado número de casos del sobrepeso es el sedentarismo: mientras la tasa de obesidad infantil ha crecido entre un 8% y un 10%, el tiempo dedicado a la actividad física entre los menores europeos se ha reducido entre un 10% o un 15%. Los niños pasan más horas frente al televisor, la pantalla del ordenador y las videoconsolas.

La segunda causa de la obesidad infantil es una dieta pobre en nutrientes y alta en grasas y azúcares. Según datos publicados por la Universidad de Oxford, el 30% de los enfermos de cáncer en Europa tienen problemas relacionados con la dieta. Otros estudios sitúan entre un tercio y un quinto los cánceres motivados por una alimentación inadecuada.

El sobrepeso y la obesidad se perfilan como las epidemias del sigo XXI en los países ricos. La lucha contra esta enfermedad no pasa sólo por la promoción de estados de vida saludables, sino también, por reducir las desigualdades sociales. Esta enfermedad podría tener su origen en el consumismo salvaje de la sociedad occidental. Como dice la Comisión Europea en su informe, la elección de la comida viene determinada por las preferencias individuales, así como por la posición social, los ingresos y la educación, que son determinantes en relación con la dieta y la actividad física.

Tras la guerra civil que terminó en 1939 y que tuvo como consecuencia décadas de hambre, en España la obesidad era un indicador de salud y belleza. Hoy, uno de cada tres niños que viven en este país europeo tiene sobrepeso.

Para afrontar la situación, la Comisión Europea aconseja una alimentación adecuada, hacer al menos media hora de ejercicio al día y llevar un estilo de vida saludable. A pesar de estas recomendaciones, una encuesta del Eurobarómetro en 2003 refleja que el 60% de los europeos no realiza ningún tipo de actividad física en toda la semana.

Los desequilibrios en la alimentación son un ejemplo más de las diferencias existentes entre los países desarrollados y los países empobrecidos. Mientras el abuso de la comida en Europa puede dar como resultado una generación de adultos obesos y enfermos, 4.000 niños mueren cada día a causa del hambre.

Fuente:
Centro de Colaboraciones Solidarias

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba