Opinión Nacional

La palabra

La palabra nos habla de triunfos; de amores vividos; de sueños encontrados; de frustraciones en un desencuentro de la propia palabra. Esta dice pero también escucha cuando el lenguaje se produce en dos direcciones. Nuestro país vive una charla perenne entre sordos y muchos mudos que callan cuando hay que hablar y hablan cuando las gargantas son cercenadas por la avaricia de unos pocos; la palabra nos habla pero ¿quién escuchara en esta batalla entre la cultura y la barbarie?

¿Cuántos héroes de barros estudiamos en el breve paso por la escuela? ¿Cuántos tiranos de nuestra cultura han secuestrado a su propio pueblo en un laberinto agónico de falsas mascaras, de poses inciertas, de carisias como de navajas que suelen cortar según la mano una naranja para refrescar la sed, o el vientre de un desafortunado que estuvo en un mal lugar, en un pésimo momento?

Yo sueño con un país de palabras, que sean claras, nítidas, fuerte y justas; que sus ciudadanos transiten en una revolución de principios, y que esta castigue por igual al vago como al villano; al corrupto como al corruptor; al déspota como al negligente; que les dé oportunidad a los mas útiles y segregue a los incapaces, a los vivos criollos como los leprosos cuando nació la bondad de la cruz.

No puede ser que detrás de unos humildes mineros, como los de La Paragua, se oculten en este siglo XXI, esclavistas tratadores de blancas, que crean que el gobierno de Chávez puede ser manipulado y en dentro de la FAN no hay gente digna, noble y honrada. Sabemos que toda ciudad tiene sus cloacas, pero no pretendan convertir a una institución que nació en las polvorientas columnas del Ejercito Libertador en algo que no es; tan sólo para proteger a camaleones que no poseen palabra, que usan como camuflajes franela rojas y azules para saquear al estado, como si este fuese un botín de guerra.

Me niego a eso, me niego a no decir que detrás de los hechos de La Paragua y la muerte de un desafortunado pescador, lo que hay es ambiciones desmedida de operarios de la miseria política, que han estado con todo los partidos y con todo los colores, y ahora pretenden del gobierno millardos como recompensa, esas personas que atentan con los principales afluentes del rió Caroní, donde se genera el 70% de la energía vital para Venezuela.

Me niego a callar mi palabra y me niego a no defender el Caroní y a nuestra empresa que produce tal energía.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba