Opinión Nacional

La patria al “garete”

El título que hoy lleva nuestra columna Controversia que publicamos desde 1998 en Venezuela Analítica, no tiene otro objetivo que significar o representar la delicada situación que registra el país en una multiplicidad de áreas, aspectos y sectores, por supuesto sobresale la delicada y apremiante crisis económica, de magnitudes jamás antes vistas, tanto en lo que refiere a cifras o indicadores, como a la marcha tormentosa y enferma de una economía que alberga las mayores y perores distorsiones que alguna economía pueda soportar en el contexto mundial.

Se suele referenciar que algo está al “garete” para describir un estado o situación en la que se ha perdido el control, cuando no hay verdaderamente claridad en el horizonte que se recorre, cuando se ha extraviado la brújula, o sencillamente, cuando los problemas son de tal magnitud que surge la paralización de la toma de decisiones y queda un gobierno igual como queda un barco en alta mar, totalmente a la deriva o prácticamente naufragando.

La economía venezolana hace tiempo que está sumergida en un ciclo crítico, precisamente por la carencia de asesores, no haberse tomado las medidas correctas y en los tiempos previstos, se ha improvisado mucho y encima se han cometido errores garrafales que tiene que ver con un terrible manejo de la política económica, cambiaria, y monetaria. Entre otras cosas registramos una década de control de cambio, controles de precios, expropiaciones, afectación de las reservas, devaluaciones, regulaciones, inflación, estancamiento, dependencia del petróleo, rentismo, contracción del PIB, depreciación del bolívar, deterioro sostenido de la producción nacional y dependencia de las importaciones, estatizaciones erogando masa monetaria sin generar empleo, reducción a niveles preocupantes de nuestras reservas monetarias, y para cerrar la corrupción que se ha convertido en una especie de profesión u oficio cotidiano en la revolución, errores y distorsiones cometidas durante la gestión del fallecido presidente Chávez y multiplicadas por doquier con Nicolás Maduro.

Mientras no se asuma la conducción de la economía bajo criterios técnicos, profesionales y racionales seguiremos inventando y errando, con la gran desventaja que ya no tenemos una PDVSA solida como antes, no contamos con las reservas de una década atrás, y peor aún estamos endeudados y comprometidos no sólo con producción de petróleo sino con deuda interna y externa a niveles preocupantes con China, Bielorrusia y otros países.

No sabemos qué tragedia es más cruda y nefasta, si la ausencia de alimentos y papel higiénico, la carencia de medicinas, pasando por no contar con un verdadero Estado de derecho, ausencia total de autonomía y división de los poderes públicos, hasta un gobierno desfasado, sin logros, plagados de errores y una población envilecida, pasiva e indiferente a un genuino ejercicio de la ciudadanía y la exigencia de una política apegada a cánones y valores democráticos, cívicos y ciudadanos. Hasta hace poco éramos felices y no lo sabíamos reza la frase emblemática por lo demás. Ahora es muy distinto solo tenemos una patria al garete que requerirá mucho esfuerzo, talento y sacrificio para sacarla del estado actual. Veremos…

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba