Opinión Nacional

La persistencia de la revolución

La consignacion periódica del voto por Hugo Chávez parece correr peligro. Y no por culpa de la dirigencia de la oposición, precisamente.

Pese a los esfuerzos denunciantes de los líderes adecos y de los estudiantes, la corrosión del mercado electoral del chavismo viene de la crisis económica que ha hecho limitar los pagos de los sueldos y de los beneficios anuales en las empresas básicas de Guayana, que permite las mafias a castigar y matar dirigentes sindicales, que ha rebajado los salarios y lleva a cabo razzias periódicas contra los mismos chavistas en el interior de Pdvsa, que espació los pagos a los becados de las misiones o que olvida que le debe a los empleados de la salud de Barrio Adentro.

El pueblo chavista en 2002, 2003 y 2008, volteó la espalda a los despidos masivos contra funcionarios públicos que firmaron contra Chávez en todo el país, miró indiferente las denuncias que se hicieron en Miami en el juicio contra los compinches de Antonini Wilson, porque seguía recibiendo su pedazo de renta. Pero en este momento empieza a distinguir la corrupción del régimen.

Es ahora cuando se ven las manchas del sol : los robos, las trácalas , el cobro del diez por ciento en las colocaciones de los ministerios en los bancos de los amigos, a beneficio de los amigos, los jueces rendidos ante el régimen, la riqueza escandalosa de la familia presidencial,, de las familias ministeriales, de los amigos de la revolución y la conchupancia de las fuerzas del orden con el sicariato .

Es el momento pues de dirigir a ese pueblo chavista, a ese mercado electoral valiosísimo un mensaje que renueve el continuo canto del presidente como hombre del pueblo, que lo conduce hacia un futuro brillante. Los traidores y los corruptos se van para que pueda persistir la revolución.

Hasta aquí, nada nuevo. Solo que no nos equivoquemos en el origen de la corrupción. No se trata de dinero que solamente se roba alguien cuando le pasa cerca de las manos, situación que ocurre a espaldas de un funcionariado, si no totalmente honesto, por lo menos bien intencionado. Se trata del pago por servicios, del blanqueo de capitales de los jercarcas del estado, del precio que se paga por continuar en el poder. Y ese precio, si no se cancela a los perseguidos de hoy, tendrá que cancelarse a otros, ya que la reverencia como método de relación humana , la unanimidad de pensamiento político, la extensión continental del chavismo a costa de los bienes de los venezolanos es ideológica y humanamente insostenible.

La discusión sobre la inseguridad como condición constante del hombre de a pie, la impunidad que el régimen concede a las mafias del crimen organizado, el rechazo del aparato chavista a la lucha por las reivindicaciones tradicionales del sindicalismo o del movimiento estudiantil acabarán con el gobierno, si no dispone de ejecutores leales en su aparato de enfrentamiento, represión y control .

La avanzada venezolana en el sur, que es política, militar y económica, no tendrá efecto si no se envían los capitales suficientes para que se sostengan gobiernos amigos y empresas filiales. Todos esos operadores retienen parte de la renta, inevitablemente.

Así pues, tendremos este tipo de reacciones ante los “ traidores” cada cierto tiempo , hasta que el gobierno se caiga solo, ya porque los operadores decidan que llegó el tiempo de comer el pastel sin el fundador del movimiento o bien porque la ineficiencia del aparato termine de corroer su piso politico y como pasa en Venezuela con alguna frecuencia, el movimiento triunfador, que alguna vez fue parte indispensable de la vida cotidiana ,pase a ser un tema de estudio para los historiadores.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba