Opinión Nacional

La pesadilla del mundial

EXT. GRADAS CENTRALES DE UN FASTUOSO CAMPO DE FÚTBOL * DÍA

Toma subjetiva y en picado, desde la perspectiva de la protagonista, del campo de fútbol. Grama muy verde –verdecita-, tan perfecta y bien cortada, que es obvio que se trata de un estadio primer mundista y súper colosal.

Juego ultra decisivo y en el segundo tiempo. Cero a Cero. Dos equipos foráneos (uniformes irreconocibles, pero de unos países importantes, segurito). Recinto deportivo repleto hasta los tequeteques. Full video: banderas, pancartas, bufandas, una ola humana, excitación, colorido. La masa ruge; se escuchan cánticos y hurras. Total emoción.

Súbitamente suena el pitazo del árbitro y todos los jugadores se detienen totalmente desconcertados. Unos miran para acá; otros, para allá; ninguno entiende por qué el partido ha sido suspendido.

Tras un instante de silencio tipo bloque de granito, comienzan los murmullos generalizados de estupor y desconcierto.

CORTE A:

EXT. CAMPO DE FUTBOL FRENTE A UNA DE LAS PORTERÍAS * DÍA

Link auditivo: continúan los murmullos provenientes de la enorme gradería.

La cámara –fija- enfoca la portería, ese marco rectangular formado por dos postes y un larguero y la mallita blanca hacia atrás, por el cual ha de entrar el la pelota. O no. El guardameta está allí parado, en un ladito, completamente estupefacto (y no está solo en su confusión). Ve para un lado, para el otro… y no encuentra explicación.

Un segundo después, entra en cuadro –de perfil y de derecha a izquierda de pantalla- nuestro señor presidente, con chaqueta blindada atlética de bandera y ocho estrellas. Con paso firme se dirige al centro del enfoque de la cámara; toma asiento tras una mesa que acaba de aparecer allí. De inmediato inicia su “Aló, Presidente”, para mayor enajenamiento del arquero que está al fondo y, extranjero desinformado al fin, hace señas a diestra y siniestra como preguntando: “¡¿Pero y éste de dónde salió?! ¡¿Pero qué se cree que está haciendo?!”. Y el otro, ni pendiente y en PP (Primer Plano), viendo directamente a cámara y hablando hasta por los codos, las rodillas, por donde sea.

La gente en las gradas hierve, crepita y se enardece.

La protagonista se encoleriza.

Y el señor presidente hablahablahabla, pero nadie le presta atención. Es más de lo mismo: imperialismo yankee y los cachorros del imperio; repartidera de armas -¿rusas?- a la población; gasoducto que comunicará a nuestro país con Tucusiapón; y cualquier anécdota familiar que, como ya es costumbre, no viene al caso.

No se le oye. Es demasiado fuerte el tronar de la gradería.

La cara del portero es un poema dadaísta y una pintura picassiana. Y eso que nuestro señor presidente no ha arrancado a cantar.

Acordes dramáticos.

————————————————————————————————CORTE A:

Violento despertar. 1:30 a.m. ¿Reír? ¿Llorar?… Invadidos, convulsionados y encadenados hasta en los sueños. El subconsciente vuelto papilla. “¿Morir? ¿Dormir?… Tal vez soñar”… Si el Dr. Jung viviera, dejaría a un lado lo del inconsciente colectivo para disertar sobre el consciente colectivo que, francamente, nos está matando.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba