Opinión Nacional

La plutocracia virtual

Transcurridos más de nueve años de gobierno revolucionario (parece que lo van logrando), no quedan muchos pobres en el mismo gobierno.

No soy yo quien ha de apuntar si este o aquél o aquélla, ya no son tan pobres como cuando comenzaron a mandar (empezando por el mismo Chávez); eso salta tan groseramente a la vista que cualquiera lo puede percibir.

Lo que sí les puedo asegurar es que ya no sólo podemos acusar, con absoluta propiedad, al gobierno bolivariano de nepotismo sino que también le encaja, como anillo al dedo, un claro perfil de plutocracia (preponderancia de la clase rica en el gobierno).

La equivocada tendencia de relacionar a “los ricos” con abolengos o con obligados procesos generados por los siglos, entorpece, como cortina de humo, la verdadera definición de rico (ploutus del griego) y aliviana de soslayo, inaceptablemente, la igual condición de “nuevo rico”.

En la medida en que los pobres de este gobierno (mal habidamente) han ido haciéndose más ricos (nuevos ricos), se han hecho también “menos pueblo” y menos asequibles (o más esquivos o virtuales).

Por eso es tan importante el Aló Presidente, VTV y Telesur, Televen y Tves, y todo un sin fin de medios controlados que permitan el contacto de “la nueva oligarquía” con sus supuestos súbditos; manteniendo, de esta manera, la necesitada y discreta mistificación (y separación física) que “merecen” los totalitarismos de cualquier tipo (piensen en Kim Jong II o en el recién ahorcado Sadam).

Los acostumbrados pleonasmos (repetición de palabras de igual sentido, en este caso más bien balbuceo redundante) sobre la dignidad de la pobreza en la retórica que aplica este gobierno plutócrata, ameritan de volumen, o más bien de megáfonos, que distorsionen la propia realidad que vive; ya que estos, los medios de comunicación utilizados con mala intención, acortan “virtualmente” la distancia (la riqueza) que los separa de la “bienaventurada” plebe.

“Ser pobre es bueno y ser rico es malo” son conceptos difíciles de defender desde una opulencia evidente. Lo más conveniente para los “elegidos” que nos gobiernan, sería comunicarse por MORSE (que es más parco y no muestra tanto las finas costuras); pero para ello, habría primero que aprender a entenderlo y a escribirlo (y ni siquiera para eso existe capacidad).

Marshall Mc Luhan aseveraba que “el medio es el mensaje”. Se me ocurre que estaría también pensando en eso de que “las palabras se las lleva el viento” y que las imágenes fortuitas, con el tiempo y el tanto machacar, también se transforman en otras realidades.

Por lo tanto, quiero atreverme a especular que aunque sea totalmente cierto que “querer ser pobre es de tontos”, también puede ser cierto que los ruidos de los megáfonos (los medios del Estado), disparados desde las distorsionadas y distantes alturas de la comodidad, consigan indicarnos todo lo contrario.

Por si acaso, miremos un poco hacia arriba; quizás logremos visualizar y reconfirmar el milagroso nacimiento de una nueva plutocracia virtual.

Estocolmo, 2007-06-30

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba