Opinión Nacional

La propuesta revolucionaria de Chávez: una gran farsa

Que engaño y farsa ha sido la propuesta revolucionaria y bolivariana del presidente Hugo Chávez Frías, de lo que prometió y dijo hace más de un año, no ha cumplido prácticamente con nada. Sin embargo, el país se desarma, destruye y divide día a día y nuestro conductor lejos de gobernar, se dedica a pelear, fustigar y adversar como cual candidato de oposición al gobierno y candidatos de turno. Que distinto sería si nuestro presidente tuviera ese mismo coraje y carácter que lo caracteriza para pelear y discutir con los diversos líderes y sectores económicos, políticos y sociales, lo tuviera para gobernar, para tomar las medidas necesarias que el país, la sociedad y economía demandan.

Esta gestión de gobierno en lo que va desde su elección, todavía ni siquiera se ha posesionado de los problemas y peor aún de las medidas, proyectos y equipos necesarios para poder enfrentar el dilema y crisis que devora al país día a día, insisto, no se que estamos esperando para comenzar a trabajar, despegar, controlar el estado permanente de violencia en que vivimos, reactivar el aparato productivo, controlar el desempleo creando verdaderas y estables fuentes de trabajo y acometer todo el conjunto de propuestas (muy interesantes y requeridas) aportadas por tantos venezolanos valiosos en el país y fuera de este.

En este sentido, la salida al ruedo político de FRANCISCO ARIAS CÁRDENAS debe considerarse aparte de un hecho relevante y por demás pertinente, constituye una decisión totalmente positiva, valiente y demandada en el escenario político actual dominado por la ineficiencia, la incertidumbre y oficialismo de turno.

Ahora bien, somos partidarios y nos acogemos a la tesis de que la oposición liderizada por Francisco Arias Cárdenas, aparte de que no puede repetir los errores cometidos de manera reiterada por Hugo Chávez y de no poder agotarse en el personalismo de quien la ejerce, debe proponer inequívocamente un PROGRAMA DE GOBIERNO Y GESTIÓN PÚBLICA bien estructurado, pertinente, concatenado con las realidades del país y de la región. Igualmente, su estilo de hacer política no puede gravitar en el rallado discurso de la ofensa, la descalificación y los 40 años de corrupción de las cúpulas podridas o en los errores cometidos antes y ahora.

En las primeras de cambios y por la gestión que desarrolló en el Zulia este venezolano, creemos que si bien es cierto tiene un origen común con Hugo Chávez Frías, en su proceder y accionar rompe sustancialmente con este último, Arias nos parece un tipo ponderado, medianamente formado, equilibrado, con formación militar pero con convicción de demócrata puesta a prueba en su gestión, quiebre y decisión actual de postularse a la presidencia de la República.

Es necesario de una vez por todas aparte de reinsertar al país y su economía en la dinámica de la eficiencia, la productividad, el crecimiento y la rentabilidad, además de optar por un nuevo liderazgo que deje a un lado ese discurso inquisidor, ordinario, retador y pendenciero que ilustra y define a nuestro actual presidente, por un discurso fresco, moderado, crítico y comprometido con un verdadero proyecto nacional, que aglutine y una a todos los venezolanos en un esfuerzo común por un mejor país, economía y sociedad.

Lo que hemos observado en esta primera parte y lustro de la REVOLUCIÓN CHAVISTA , lamentablemente aunque no queramos aceptarlo, en cuanto a la forma de hacer política es más de lo mismo y deja mucho que desear. Sin embargo hay que agregarle a esto la contracción económica, el aumento del desempleo a cifras nunca antes vistas (la más alta en estos últimos treinta y tres años), el aumento radical y constante de la violencia, la persistencia de la corrupción y el estancamiento de la economía y aparato productivo paradójicamente con un aumento histórico del petróleo.

Paralelo a esta situación de crisis y agravamiento, encontramos por una lado a un presidente que sigue con el mismo discurso de cuando inicio su campaña hace dos años, sin darse cuenta que es el presidente de la República y no un candidato a la Asamblea Nacional, el mismo, continuamente sigue hostigando y azuzando a la población, descalifica a cuanto líder le adverse, por otro lado, EL PRESIDENTE FUNGE DE PROFESOR DE ÉTICA EN LA ACADEMIA MILITAR DE VENEZUELA, CUANDO ES EL PRIMERO EN NO CONTAR Y RESPETAR UNA ÉTICA MÍNIMA DE RESPETO Y TOLERANCIA CON SUS ADVERSARIOS Y CONCIUDADANOS. Creemos que esto forma parte de la HIBRIDEZ Y EXTRAVAGANCIA que caracteriza la personalidad y forma de conducirse de nuestro conductor, y lo más repugnante viene dado por la acogida y celebración de muchos compatriotas de estas cuestiones y ademanes.

El panorama actual nacional sigue siendo crítico y confuso, frente a esto por conciencia, convicción y responsabilidad, debemos de ser muy críticos a la hora de seleccionar y optar por continuar con el ESPERIMENTO DE LA REVOLUCIÓN CHAVISTA o por el contrario optar por la posibilidad de un cambio gradual, equilibrado y por sobre todo necesario en el país representado por Francisco Arias Cárdenas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba